Daniel Pingarrón, estratega de mercados de IG, analiza algunas de las cuentas empresariales españolas conocidas en las últimas horas, así como la situación técnica de las principales bolsas mundiales. 

¿Qué le han parecido las cuentas de Telefónica de 2016?
Las cuentas han gustado. Los beneficios han quedado un poco por debajo de lo que esperaba el mercado, pero por motivos no recurrentes. Si no tenemos en cuenta esos extraordinarios, los beneficios habrían quedado por encima de lo que esperaba el mercado. La otra cuestión positiva es que ha reducido deuda a un mayor ritmo de lo esperado, al margen de la venta del 40% de Telxius. Los resultados están mereciendo el aplauso del mercado de manera justa y cabe destacar que el comportamiento bursátil de Telefónica está mejorando mucho últimamente. De hecho, lo está haciendo mejor que la media del Ibex en las últimas semanas. Para que el Ibex 35 recorte el gap con el DAX, es necesario que valores como Telefónica y Santander lo hagan mejor que la media del índice.
 

El mercado también está celebrando las cuentas de Repsol. ¿Qué lectura hace de estos resultados?
También han sido positivos. Lo que ha gustado sobre todo ha sido la importante reducción de deuda. Además, ha presentado unos beneficios por encima de lo esperado. Por otro lado, da muestras de una muy buena gestión en un escenario de bajadas del precio del petróleo. Ha obtenido sinergias muy claras de la mano de Talisman. De Repsol destacaría sobre todo las sinergias y la fuerte reducción de deuda.
 

¿Cree que con el respaldo de estos blue chips el Ibex 35 cerrará el gap con el DAX, que está en máximos históricos?
En el corto plazo lo podría recortar. Ahora mismo el diferencial entre estos índices está en 2.500 puntos, máximos históricos. Este gap se ha producido en un escenario alcista, que es la noticia, pues en un escenario bajista el Ibex 35 es más débil que el DAX. Si tenemos una corrección, es difícil que el gap se reduzca, probablemente aumente. En cambio, en un escenario alcista el Ibex, que es más cíclico, sí podría sorprender al alza. Mientras sigamos subiendo, se irá reduciendo el gap, pero creo que no tardará en llegar la corrección y el gap, en ese escenario, difícilmente se corregirá.
 
La prima de riesgo francesa está en máximos de cinco años. ¿Cree que el riesgo político es un obstáculo para el mercado europeo?
Creo que el principal peligro que tenemos en las bolsas mundiales es que Wall Street se pare. A su vez, Wall Street está muy entretenido con el anuncio de rebajas fiscales por parte de Trump, es complicado que corrijamos antes de conocer los detalles de ese plan, pero será la prueba de fuego, pues el mercado ha descontado un escenario muy optimista sobre el plan de rebajas fiscales y vamos a ver cómo reacciona cuando se conozca. Ese es el principal factor que podría desencadenar una corrección.
También en Europa tenemos un fuerte incremento del riesgo país, que lo estamos viendo en la deuda y en el euro, que está cayendo a mínimos anuales, pero eso no se contagia a la bolsa porque las bolsas están haciendo seguidismo a Wall Street , obviando factores que no debería obviar, como el incremento del riesgo país. Hay que recordar que en tres semanas tenemos las elecciones en Holanda, después en Francia, no podemos olvidar la situación de Italia… en Europa tenemos problemas que están siendo eclipsados por la fortaleza de Wall Street, pero si esa fortaleza se detienes y deja de radiar con tanta intensidad, en Europa vamos a tener una corrección significativa.
 
La Fed deja la puerta abierta a subir tipos en marzo. ¿Cree que esto debería frenar el rally de Wall Street?
Hemos visto un reforzamiento de que la subida de tipos estás al caer, pero pienso que será en mayo. Lo curioso es que esto está sentando bien a Wall Street, en vez de preocuparlo, sobre todo le está sentando bien al sector bancario, con algunos en máximos históricos. Esa subida de tipos, lejos de provocar una corrección, está siendo aplaudida por algunos de los principales valores.