Sara Pérez Frutos, directora general de Dracon Partners EAFI, comenta que al Ibex 35 “le va a costar romper los 11.000 puntos y sólo la entrada de capital extranjero podrá
aupar al índice por encima de los 10.800-11.000 puntos”.


La experta advierte que “los resultados de BBVA y Santander no van a ser buenos, el negocio en España les está costando mucho y los bancos siguen sin dar créditos, que es de donde ganan, por lo que probablemente veamos caídas del 10% en ambas entidades”. “Si a esto le unimos que Moody’s amenaza con que las calificaciones de las financieras pueden peligrar por su mora,-dice Pérez Frutos- todo esto provoca una mini tormenta en el sector financiero”. Por ello, recomienda “alejarse de momento de los bancos, incluso de BBVA y Santander”.

Pese a la salida de pérdidas de ArcelorMittal, la compañía fue castigada en el parqué por los inversores. La justificación podría estar “en las estimaciones para el siguiente trimestre, en las que la compañía se muestra cauta y habla de que la recuperación de la demanda no es fuerte”. Aunque reconoce que “la compañía está barata y es una buena opción de inversión, aunque con un nivel de riesgo importante”.

La experta observa que el panorama que presentan los medios de comunicación en nuestro país “es complicado” y cita el ejemplo de Prisa, “que sigue pendiendo de un hilo, del capital riesgo que iba a sacar a la compañía de esta situación comprometida”. Además, recuerda que “vivimos un rally de principio de año por la repartición de la publicidad de TVE a otra cadenas, pero la TDT ha hecho que la audiencia se reparta y el sector y los grandes medios no lo tienen fácil, por lo que preferiríamos mantenerlos al margen de estos valores”.

Con respecto a la decisión de reestructurar el FMI para dar más peso a los países emergentes, Pérez Frutos opina que “es una decisión muy positiva porque los emergentes en los últimos años han cobrado mucha importancia y ahora necesitan ese posicionamiento y poder en los organismo internacionales que corresponde al crecimiento y a la potencias de esas economías”.

La experta opina que la guerra de divisas “es una guerra comercial y es muy difícil controlar el mercado”. La fortaleza del euro frente al dólar “le está beneficiando mucho a EE.UU. y perjudicando a las exportaciones europeas y esto se dará la vuelta cuando China ceda y revalúe su divisa pero, hasta entonces, habrá mucha volatilidad y movimientos en las divisas”.

“La apuesta más segura para este momento son las tecnológicas americanas”, afirma la experta, quien también jugaría “al euro-dólar entre los 1,38 y 1,40 dólares para sacar rentabilidad en unos días”.