Sara Carbonell, relationship manager de CMC Markets, analiza la situación de los mercados internacionales.

Decisiones de política monetaria enfrentadas: Fed Vs BoJ, ¿qué valoración hace?
Creo que la Fed hizo bien en anunciar el final del QE, pues habría sido negativo hacer lo contrario porque sería reconocer que la economía no va bien. Y no es así, de hecho, ayer se comprobó con el resultado del PIB.

Por otro lado, como en Japón, los bancos sí estimulan las economías con inyecciones de liquidez porque hay problemas de inflación y baja demanda interna. Hay más partes del mundo que estamos así y eso podría hacer peligrar la recuperación americana.

No obstante, con respecto a la economía norteamericana, la fortaleza de su economía se traslada a la fortaleza de las empresas. Mientras no haya una subida de tipos brusca, que no creo que vaya a serlo, sino que será ligera y en el segundo semestre de 2015, ahí podría haber un traslado de capitales de la renta variable a la renta fija pero, mientras no ocurra eso, la renta variable americana tiene recorrido.

¿Qué valoración hace de la temporada de presentación de resultados empresariales de EEUU?
Es positiva. Más del 65% de las compañías han superado expectativas, aunque hemos tenido algunas sorpresas negativas, como en el sector de las redes sociales. Además, en consumo hemos visto también decepcionantes resultados, como McDonalds. Pero en global los resultados están siendo un 11% mejores que el año pasado. Por tanto, se demuestra que la economía EEUU va bien y la bolsa lo refleja.

¿Cómo valora el dato de IPC de Europa conocido hoy?
El dato ha salido como se esperaba pero, si miramos la inflación subyacente, vemos que ha sido algo peor y corrobora los peligros deflacionistas de Europa. De hecho, las bolsas han corregido algo las subidas y el euro ha caído a 1,257. Ojo con esto porque un euro demasiado débil no es bueno tampoco para la economía, pongamos un tope de 1,24 para que se bueno.

¿Ve alguna oportunidad en el mercado español?
IAG
en el medio-largo plazo va camino ha corregido casi el 100% del retroceso de Fibonacci y se puede ir tranquilamente a los máximos del año en 5,54 euros. Además, desde el punto de vista fundamental, tiene ingredientes a su favor comparados con sus competidores europeos, como son su pata low cost o su presencia principal en el aeropuerto de Heathrow