“Después del agosto con sufrimiento y tras no romper los niveles de resistencia, septiembre había empezado con fuerza para los indicadores europeos”, observa Sara Pérez Frutos, directora general de Dracon Partners EAFI, pero hoy los indicadores se han venido abajo debido a que “ayer Wall Street permaneció cerrado y no hemos tenido muchas referencias macroeconómicas, por lo que han faltado alicientes para subir”.
Las financieras europeas hoy han experimentados descensos tras saltar las alarmas por los rumores de falta de transparencia acerca de su exposición a la deuda soberana en los tests de stress. Sin embargo, la experta dice que “estos rumores vienen de EE.UU., algo sorprendente teniendo en cuenta que su sector financiero ha estado peor. Los tests de stress han sido un primer paso hacia la transparencia y, si bien hay que reconocer que los bancos tienen mucha deuda pública, si hubiera un default, no sólo las entidades europeas, si no las de todo el mundo, se verían afectas”. “Quizás por esta razón –justifica Pérez Frutos- no se dejó caer la deuda griega”.

La experta considera que “sí es un buen momento para emitir deuda empresarial”, ya que “el mercado está asimilando muy bien el papel porque hay mucho apetito por este riesgo”. Lo que demuestra que “si realmente estuvieran habiendo tensiones, los inversores no estarían comprando”.

Según Iberia, habría 12 posibles aerolíneas con las que fusionarse o las cuales comprar cuando la unión con British finalice, aunque, la experta avisa que “tenemos que ver cómo se consolida el eje británico español, si bien ya hay rumores de si se les uniría la aerolínea australiana Quantas”. Lo cierto es que “en el sector de las aerolíneas es necesario hacerse grande para cubrir más rutas y reducir costos, y que parece probable que su opción de fusión sea Quantas, que está al otro lado del globo y ayudaría a cubrir el espacio asiático”, considera Pérez Frutos.

Tras tres días de inactividad, los indicadores estadounidenses vuelven a cotizar en rojo “recuperándose de la euforia de las subidas de la semana pasada y a la espera de ver si las medidas anunciadas ayer por Obama crean empleo”. Recuerda que las medidas propuestas (invertir 50.000 millones en infraestructuras para crear empleo y reducir impuestos a las empresas) se deben a que “la economía norteamericana necesita más madera”.

En el mercado de divisas, avisa de que “habría que vigilar la situación del yen porque los japoneses no se pueden permitir los máximos del su divisa frente al dólar y el euro, pues está dañando a su economía y a sus exportadoras”.

Recomendación
“Hay que esperar a que se consoliden niveles, pues los indicadores no están dando una tendencia concreta” y, como alternativa, Pérez Frutos propone “apostar por el dólar en niveles de 1,28”.