El escenario es complicado. “Parece que el mercado quiere recuperar un poco pero se mantienen grandes dudas sobre cuál es el rumbo que se va a adoptar”, asegura Álvaro Blasco, director de Atlas Capital.

“Las sesiones son un juego de azar, vemos subidas y bajadas muy fuertes, hay mucha incertidumbre y, a pesar de que los precios son bajos y las rentabilidades por dividendo son históricamente altas, la gente tiene cierta aversión al riesgo y está costando que llegue dinero al mercado”, apunta Álvaro Blasco, director de Atlas Capital.

En el ojo del huracán ahora Hungría después de que el pasado viernes saliera a la luz la debilidad de sus cuentas públicas. “Pero las cuentas de Hungría, como la de muchos países, está en una situación delicada”, reconoce Blasco. Y es que ahora que han llegado unos nuevos gestores o mandatarios al país, han querido ser muy claros y se han encontrado con que las cuentas son complicadas como lo son en cualquier país”. Pero también lo son las de Estados Unidos aunque no se hable de ello. Pero Hungría, explica, “no tiene un volumen de deuda inmenso, por lo tanto no debería de hacer un daño excesivo al mercado”.

Complicada es también la situación de España y “cuando se habla de que España tiene que hacer un esfuerzo muy importante, ese esfuerzo es de todos los españoles”. Y es que “nos hemos acostumbrado a tener un estado de bienestar que queremos para todos, pero es muy costoso y estamos en un momento crítico en el que no tenemos dinero para costearlo”, apunta. Además -continúa- “la capacidad de generar riqueza está bastante mermada, con el sector inmobiliario paralizado y el sector turístico tocado”.

No obstante, las medidas que se están poniendo en marcha “son positivas porque hay que ponerlas pero creo que no son suficientes”. “Ahora mismo se está pidiendo un esfuerzo grande al sector público pero hay que apuntar que el sector privado ya ha hecho su ajuste porque los cuatro millones de parados que tenemos vienen en su mayoría de este sector”.

En lo que respecta al mercado de divisas, la debilidad sigue invadiendo al euro-dólar que ya se cambia por debajo de 1,20 unidades. Algo que si no se debiese a la debilidad de Europa, es positivo para la zona euro, sobre todo, para uno de los grandes exportadores como Alemania”. Con ello y pese a los rumores que apuntan a que se pudiera dar la paridad entre el euro y el dólar, Blasco está convencido de que “los dirigentes europeos no van a dejar caer por los suelos el trabajo de los últimos 50 años, la UE va a continuar adelante aunque tenga por delante una prueba de fuego”. Pero entre medias, eso sí, “no nos extrañaría ver al euro por debajo de 1,15 dólares”.

 


BBVA es uno de los protagonistas de la jornada tras asegurar que pretende salir de compras por el Reino Unido como ya lo hizo Banco Santander que ahora repliega su estrategia de crecimiento en Europa del Este después de poner a la venta su filial rusa. En cuanto a este sector, desde Atlas Capital reconoce que “los bancos se enfrentan a un escenario muy complicado, el mercado interbancario no está funcionando, los préstamos se hacen al Banco Central Europeo (BCE) y a la vez van al BCE a buscar dinero; tenemos una morosidad del entorno del 5%; Tenemos la aplicación de Basilea para aumentar los fondos propios y por último, son tenedores de grandes volúmenes de deuda, mucha de España, algo de Grecia y de Hungría aunque poco”. Todo esto es lo que está acumulando la banca, explica Blasco, “lo que nos lleva a pensar a que tendrán muchas dificultades para mejorar los resultados que hemos visto hasta el momento incluso ver una pequeña reducción en la retribución al accionista vía dividendo”. Con toda esta expectativa, “debemos pensar que las cotizaciones de las entidades financieras se resientan básicamente porque el inversor institucional no tiene prisa en entrar en la banca”.

Grifols, compañía que ha anunciado la compra de la americana Telecris por 2.800 millones de euros, gusta mucho entre los expertos pues se encuentra entre las más recomendadas por los brokers, “pero que también da muchos disgustos”, reconoce Blasco. No obstante, “esta operación que le puede suponer un desembolso tan grande, es de mucho calado y hay que ver cómo se va a financiar. Lo último que conozco es la intención de realizar una ampliación de capital porque Grifols quiere pagar al contado”. Aún así, “pienso que está barata y que puede ser una buena alternativa para entrar y tiene unas perspectivas enormemente buenas”.

Recomendaciones

“Ahora mismo la mejor recomendación es mantener unas cotas de liquidez importante y tener mucha precaución a la hora de invertir a corto porque es impredecible”, consideran desde Atlas Capital. Hoy por hoy –explica Blasco- “hay que apostar por compañías sin un nivel de endeudamiento elevado y buscar buenos dividendos en compañías donde hay buenos resultados e ingresos recurrentes como Telefónica o Iberdrola”.