Algunos tienen profundas raíces en el pasado. Los 'gilets jaunes' de Francia son la última manifestación de la rica historia antisistema de ese país. Mientras tanto, la Primavera Árabe y el movimiento paraguas ejemplifican el "decir la verdad al poder" que ha impulsado el desarrollo de las culturas durante siglos.

En otros casos, la canalización de las emociones proporciona nuevas formas de impulsar el progreso. El movimiento MeToo está acelerando un cambio significativo y muy necesario. Me parece claro que las redes sociales han actuado, en este caso, como un catalizador muy positivo para generar un debate que ha estado en marcha durante algún tiempo.

Pero en otros casos, la indignación improductiva está reemplazando al debate racional. Hoy en día, las conversaciones entre equipos muy comprometidos a menudo degeneran en partidos a gritos. Las disputas británicas sobre el brexit son un ejemplo importante, pero algunos debates políticos, sociales y económicos parecen estar cada vez más polarizados.

¿Por qué está pasando esto? El aumento de influencia de las redes sociales se cita habitualmente como la causa. Ciertamente, muchas de las principales plataformas se prestan más a la difusión de las propias opiniones que a la escucha y consideración de las de los demás. Cuando la comunicación está configurada para `transmitir' en lugar de `recibir', es más difícil llegar a un compromiso o a un consenso. Y si llevamos a cabo nuestros debates de manera instantánea e irreflexiva, es probable que la calidad de esos debates se degrade.

Además, aunque en teoría las redes sociales dan voz a todos, en la práctica tienden a amplificar las voces de aquellos que gritan más fuerte. Esto incluye a los activistas, pero también a los extremistas. Mientras tanto, los modelos publicitarios basados en clics exacerban el efecto al empujar a los consumidores a polarizarse.

Pero, ¿son las redes sociales la causa de la indignación que caracteriza al discurso contemporáneo, o simplemente su hilo conductor? Tal vez sólo ponen de manifiesto que las sociedades están comenzando a funcionar de manera profundamente diferente a como lo hacían en el pasado. Esto puede deberse a que la tecnología está amplificando y exagerando nuestras tendencias humanas innatas.

En este sentido, el acceso a la información puede ser al menos tan importante como los medios de comunicación. Quienes formamos parte de la comunidad inversora somos muy conscientes de los sesgos de comportamiento, es decir, de los impulsos irracionales que explican gran parte de nuestra toma de decisiones. De particular importancia aquí es el "sesgo de confirmación", que nos lleva a buscar apoyo para nuestros puntos de vista. Cuando nuestras principales fuentes de opinión eran los diarios, la mayoría de nosotros leíamos regularmente editoriales y artículos con los que no estábamos de acuerdo. Hoy en día, sin embargo, una gran variedad de medios de comunicación online nos permiten contentarnos leyendo sólo aquellas opiniones con las que coincidimos plenamente.

Acciones con más potencial según el consenso de mercado
Acciones del Ibex 35 con más potencial según el consenso de mercado. 5 de ellas con más de un 20% de potencial.

Al mismo tiempo, el "efecto contraproducente" nos lleva a redoblar nuestros puntos de vista originales cuando nos enfrentamos a opiniones disidentes y, una vez más, internet nos permite buscar una rápida tranquilidad. En lugar de ampliar nuestras mentes, el acceso a la información sin restricciones puede estar limitándolas.

Luego están nuestros instintos tribales. Como criaturas que vagaban por la sabana en grupos pequeños hace poco tiempo (en términos evolutivos), tenemos una fuerte preferencia por formar parte de un grupo. Y esa pertenencia necesita ser definida. Hoy en día, la tecnología nos permite poner nuestras credenciales dentro del grupo de forma prominente.

Nuestras tendencias tribales pueden verse exacerbadas por el hecho de que cada vez más vivimos en ciudades grandes y anónimas. A diferencia de las comunidades más pequeñas que obligaron a nuestros antepasados a interactuar entre sí sin importar la diferencia, los entornos urbanos nos dejan libres para mezclarnos con los más similares a nosotros, ya sea  de forma online o no.

Todo esto tiene implicaciones importantes. Como gestores de fondos, somos igual de  susceptibles a los mismos prejuicios e instintos tribales que están presentes en la sociedad en general. Todos conocemos los peligros del "pensamiento grupal" y el acceso sin precedentes a la información de la que disfrutamos ha sido sugerido como un antídoto para ello. Pero si observamos cómo la información está cerrando las mentes en la sociedad en general, debemos enfrentarnos a la posibilidad de que nos esté haciendo lo mismo a nosotros.

Más allá de la comunidad de gestión de activos, treinta años en el negocio me han enseñado que el progreso sostenible sólo se logra a través del compromiso. La voluntad de un individuo sólo puede conseguir hacer crecer un negocio hasta cierto punto y la simple realidad es que tienes que encontrar un terreno común con otros si quieres tener éxito.

Por supuesto, esto no significa que todos debamos tratar de ponernos de acuerdo entre todos. Las diferencias de opinión son la base de las decisiones razonadas. Pero tenemos que estar dispuestos a dejar que cada una de las partes exprese su opinión y sea escuchada. Es esta cualidad la que parece perderse en muchos de nuestros debates contemporáneos. En lugar de volverse cada vez más nocivas, necesitamos concentrarnos en frenar algunas de nuestras tendencias y encontrar maneras de permitir que la tecnología nos una, no nos divida. Este debate debe tener lugar mucho más allá de las laderas de los Alpes suizos. Pero espero que Davos pueda ser un punto de partida.

Martin Gilbert Co-consejero delegado de Aberdeen Standard Investments

Taller de Planificación Patrimonial.

El departamento de análisis de Estrategias de Inversión ha desarrollado el Taller Práctico de Gestión Patrimonial, en el que aprenderemos a gestionar nuestro patrimonio en función a los objetivos de futuro. El taller es gratuito para Suscriptores Premium. ¡

¡No te lo pierdas! Apuntate aquí 

Estrategias de Inversión es un medio independiente, que no pertenece a ningún grupo editorial, solo buscamos ofrecer información y análisis independiente para los inversores. ¡Ayudanos suscribiendote y beneficiate de todo este contenido exclusivo para inversores!

Ayudanos a seguir mejorando y  suscribete a Estrategias de Inversión, por menos de 5 euros al mes.