David Galán, director de renta variable de Bolsa General, analiza técnicamente el euro-dólar.

“En el verano de 2010 el euro-dólar formó un primer impulso alcista, después corrección de Fibonacci al 50% y, al superar los máximos de este impulso alcista, arrancó otro segundo gran impulso alcista hacia la zona de 1,40 dólares. A partir de ahí vemos una corrección en forma de dos impulsos para regular la sobrecompra hasta los 1,2950, desde donde arrancó otro impulso alcista y, al superar los máximos de éste, arrancó otro movimiento alcista hasta los 1,4421”.

“Después se activó un tercer movimiento alcista que no se consolidó y comenzaron los problemas en el euro-dólar por mayo, haciendo máximos y mínimos decrecientes, comenzando una tendencia bajista en el corto plazo”.

“El par encuentra resistencia importante en los 1,4570 dólares y, a partir de aquí, hizo doble techo hasta los 1,3550. Ahora intenta detener la caída en niveles de 1,32 y rebotar. Es posible que asistamos a algún rebote para buscar la directriz bajista, aunque, en el medio plazo, asistiremos máximos y mínimos decrecientes”.