Daniel Pingarrón, estratega de Mercados de IG, analiza la situación de los mercados y la repercusión que podría tener sobre las empresas cotizadas tanto la presentación de los PGE 2015 así como la reunión de este jueves del BCE. 

El aumento del gasto en importantes partidas, tal y como queda contemplado en los Presupuestos Generales del Estado estimados para el próximo año, ¿sobre qué empresar podría repercutir? ¿A quiénes podría beneficiar?
“Este aumento se produciría sobre todo en ferrocarril y, fundamentalmente, AVE. Podría beneficiar a empresas como Ferrovial, OHL o CAF, pero no va a ser un gran catalizador para estas empresas. No obstante, nadie debería hacer la lectura de ‘va a aumentar el gasto en infraestructuras, voy a comprar este tipo de empresas’.

La principal oportunidad de estas empresas se encuentra en el extranjero y no tanto porque aumente el gasto en infraestructuras en España”.

La deuda superará por primera vez en 2015 el 100% y el Tesoro previsiblemente acudirá menos a buscar financiación al mercado…
“Si comparamos la rentabilidad de la deuda española con la italiana ha habido un empeoramiento de 10/15 puntos respecto al bono italiano. El tema de Cataluña ha tenido un impacto pero muy moderado.

Por otro lado, una deuda superior al 100% del PIB hace completamente inviable llevar al 60% de deuda sobre PIB comprometidos para 2020. Las previsiones actuales apuntan a que no nos vamos a alejar demasiado de ese 100% que sigue siendo abultadísima. Puede pasar un década hasta que veamos una deuda alejándose de ese porcentaje”.

Este jueves se reúne nuevamente el BCE. ¿Qué espera para este encuentro?
“Podemos esperar concreción sobre el programa de compras de ABS. El consenso de analistas de Reuters habla de unos 200.000 millones de euros dedicados a ese programa. Draghi podría hablar de la evolución de la economía europea, una valoración del TLTRO… volverá a insistir clarísimamente sobre que el BCE deja abierta la puerta a una política expansiva…

Pero veo prácticamente imposible que tengamos un anuncio sobre QE mañana y altamemente improbable que se produzca este año.

Veremos cómo evoluciona la inflación porque sigue bajando. Veremos los datos de crecimiento, con Francia y Alemania ralentizándose muchísimo, y dependiendo de cómo evolucione esto y de las palabras del BCE el mercado irá descontando expectativas sobre si veremos o no un QE”.

¿Qué podría mover a los mercados entonces?
“Sobre todo las palabras. El margen de acción es muy limitado. La acción verbal es fundamental para los mercados que les va a permitir descontar expectativas”.

¿Cuál será la repercusión sobre el euro/dólar?
“Está en caída libre. El dólar es, junto con la libra esterlina, la divisa más fuerte del mercado.

Algunos activos ya se están empezando a tensar por el fin de la política monetaria (en USA) y el euro está entre las divisas más débiles. Ya hemos perforado niveles de 1,26. Tenemos referencia en la zona de 1,2570.

Si Mario Draghi sorprende a los mercados con un mensaje menos laxo podríamos tener un rebote del euro/dólar”.

Hay quien opina que es momento de posicionarse corto ya…
“Los mercados están muy convulso. Tenemos muchos catalizadores y, en estos momentos, estamos en una de las situaciones de mercado más complicadas de analizar. Lo que descartaría es una consolidación de estos niveles. Las bolsas se van a mover bien hacia arriba bien con bajadas.”

¿Alguna acción interesante, en cualquier caso?
“Valores que lo van a hacer mejor que su benchmark pueden ser Cie, Acerinox, Tubacex; dentro del sector bancario, Bankinter y Liberbank; valores energéticos, como REE y Enagás; y podemos incluir algún valor constructor como Acciona”.