Michel Escalera, Consejero delegado para Iberoamérica de Amundi, afirma que “hay que dejar de pensar que la volatilidad es algo negativo” y, para entenderlo, el experto lo compara con el símil del viento: “el viento, mientras estamos en una playa, puede ser percibido como negativo, pero si queremos hacer vela, será positivo porque nos posibilitará practicarla. La volatilidad es lo mismo, es un movimiento de mercado, por lo que también puede sacársele rentabilidad en momentos, tanto negativos, como positivos e invertir en ella si sube o si baja la bolsa”. Por ello, considera que “actualmente es un momento excepcional para invertir en volatilidad porque ésta se nutre de entornos de incertidumbre como el actual”.
Recomendaría invertir  en volatilidad “a cualquier tipo de inversor y preferiblemente a través de un fondo, ya que son muchos los factores que hay que vigilar y las gestoras proporcionan equipos preparados para ello”.

La gestora Amundi ofrece dos fondos que invierten en volatilidad, el Volatility Euro Equities y el Dynarbitrage Volatility. “El Dynarbitrage Volatility es un fondo de acercamiento más de arbitraje, que apunta una rentabilidad de EONIA + 200 puntos básicos en un horizonte temporal de unos dos años, mientras que el Volatility Euro Equities es un fondo ligado a la renta variable con un objetivo de rentabilidad del 7% anual con un horizonte de inversión entre 3 y 5 años”.