La nueva variante es un riesgo con el que los mercados no contaban y que puede cambiar mucho el escenario, en función de las noticias que se vayan conociendo. Ya hemos visto esta semana que cualquier novedad ha afectado con fuerza a las bolsas. Cuando el CEO de Moderna aseguró que las vacunas podrían no ser tan efectivas, se vieron fuertes descensos y hoy desde GlaxoSmithKline ADR afirman que sus fármacos sí son efectivos contra ómicron. La agencia británica de medicamentos (MHRA) ha aprobado hoy ese tratamiento de GSK contra el coronavirus a base de anticuerpos monoclonales de larga duración. 

Pero las preocupaciones en torno al coronavirus ya estaban creciendo antes de la aparición de esta nueva variante, con un importante incremento de casos en Europa, acompañado de un aumento de las restricciones que también amenazaba con truncar o dificultar la recuperación, apunta Victoria Torre desde Singular Bank. 

Otro foco de atención es lo que puedan hacer los bancos centrales. La Reserva Federal parece decidida a seguir adelante con su reducción de estímulos al tiempo que reconoce que la inflación perdurará el próximo año. Con esto, la presión aumenta sobre el Banco Central Europeo para mover ficha. En todo caso, según explica Victoria Torre, los bancos centrales ya han demostrado anteriormente que están dispuestos a dar marcha atrás si es necesario, por lo que podríamos ver cambios de postura si la situación empeora.

Curso on.line de Estrategias de Inversión

Con toda esta volatilidad, ¿en qué sectores podemos fijarnos?

Todo va a depender de cuánto dure la preocupación en torno a ómicron. "La respuesta podría ser diferente en función del día". Hemos visto jornadas de repuntes en las rentabilidades y ahora el aumento de las dudas hacen que los inversores opten por la deuda segura. Estamos viendo cómo esa rentabilidad se está relajando por la compra de deuda. 

Si esperamos que la pandemia tenga un rebrote, deberíamos mirar hacia activos refugio, como el sector farmacéutico, oro o deuda segura. Y si pensamos que se trata solo de un susto, debemos fijarnos en los sectores que se verán más beneficiados de la reapertura de las economías y, en especial, en aquellos valores que se hayan visto más castigados.