En fin, historias sin fundamento, o sea fundamentales, aparte, el hecho es que la ruptura del mínimo del año anterior en el cambio EUR/USD (en los 1.2870), ha supuesto un motivo técnico fácil para llevar al par hasta fijar el primer mínimo del año en los 1.2665. Personalmente me sigue pareciendo que el tramo bajista, si bien puede estar justificado a nivel técnico por diferentes motivos además del expuesto justo arriba, se está excediendo un pelín demasiado, y que empieza a no ser del todo correcto. Creo que para ver una mayor caída, entorno a los 1.20-1.15, que es donde parece ser convergen los “analistas”, antes deberíamos tener una corrección sana que haga que salgan del mercado unas cuantas de las posiciones bajistas actuales, y que eso dé el respiro necesario para volver a acometer un nuevo impulso con más profundidad si cabe.

Además del cruce con el Dólar, el Euro está siendo atacado de manera muy contundente y sin apenas tregua en otros tres emparejamientos: contra el Dólar Australiano (AUD), donde estamos viendo mínimos históricos casi a diario (el último fijado en los 1.2290); contra el Dólar Neozelandés (NZD), donde repito lo comentado en el punto anterior, fijando el nuevo mínimo histórico en lso 1.5905; y contra el Yen Japonés (JPY), donde, ¡oh, sorpresa!, también estamos marcando mínimos históricos (97.20 el más reciente). No es extraño pues que hablemos de estos cruces, pues a pesar (excepto el EUR/JPY) de ser unos prácticamente desconocidos, tienen su relevancia en el entorno general que afecta al Euro, y que añaden o quitan presión bajista según se den las circusntancias.



En el gráfico de hoy expongo uno de los tres pares mencionados, el cambio EUR/JPY, del que tenemos, a mi entender, una buena señal a medio plazo de compra en los entornos actuales de 98, poniendo un stop sobre 95 y un objetivo en 105. Parece ser además que el Banco de Japón nos echará un cable esta vez. Buen trading a todos.