Tomás García-Purriños, gestor de fondos de inversión de MoraBanc AM es optimista con el momento económico actual y señalado que el mercado no está demasiado nervioso con las elecciones generales del 28 de abril. Respecto a TLTRO III, se creará una medida bien recibida en el mercado y tiene sentido con esta idea de las expectativas del BCE.

¿Se puede descontar en las bolsas?

Lógicamente no hay parte todavía por descontar, no está 100% descontado, pero con el rebote que han tenido las bolsas en estos meses hay una parte que sí ha descontado. Sin embargo, ¿qué no está descontado? ¿Dónde está la negociación? Al principio se esperaba que hubiera un ligero empeoramiento de los datos, pero que no fuera temporal pero cuando estos datos se han mantenido los mercados han respondido a una forma excesiva desde nuestro punto de vista.

Ahora tenemos un mercado donde los analistas han ajustado sus expectativas a la nueva realidad y los políticos han sido informados que este tipo de las informaciones pueden influir demasiado en la economía, por lo que tienen un incentivo para mejorar las relaciones. Otro tema a destacar es que tenemos un rebote en el que no hemos participado gran parte de los inversores, lo que pensamos que podría haber un cierto recorrido en el caso de que ha sido cierto retroceso en estos niveles. No, vamos a tener un mercado vertical en los próximos meses, las bolsas se descontaron en un mundo que iba a ir muy a peor y al final el mundo no va tan mal, hay una desaceleración pero no una contracción fuerte.

¿Qué espera de los bancos centrales para este 2019? ¿Cómo ve un programa de liquidez por parte del BCE?

Creo que los bancos centrales, especialmente la Reserva Federal, han cambiado de una forma muy radical, en el que está abierto a flexibilizar su política monetaria. De hecho, hay más probabilidades de que los tipos en el 2020 de que los suba. Creemos que los bancos centrales se centran en los datos económicos. El BCE ha revisado sus expectativas y la función de estas expectativas es el ajuste de su discurso de política monetaria, el puesto que se ha desarrollado en una economía más rápida, que se está perdiendo el dinamismo. Con todo, el camino parece más indicado hacia una normalización que hace un cambio porque esto significa que el ciclo ha terminado y nosotros no hemos visto terminado, o no hay suficientes indicadores para afirmarlo.

¿La desaceleración económica se condiciona a la hora de sobreponderar activos en cartera? ¿Cree que hay que buscar activos defensivos sobre todo?

Nosotros pensamos que la cartera debe estar bien equilibrada y diversificada, pero con un cierto apetito debido a que el ciclo podría continuar, en el caso de que empecemos a ver que el ciclo está terminando y que han de buscar activos que se comporten mejor En las fases finales del ciclo. Pero no es nuestra visión, seguimos insistiendo en que hay que mantener activos de riesgo, de acuerdo a nuestro perfil y capacidad para aceptar este riesgo. Creemos que las valoraciones no son excesivas, no estamos ante un mercado muy barato, pero no podemos decir que el mercado es caro. En el caso de que se produzcan correcciones veamos buenas oportunidades para seguir comprando.

¿Cree que el Ibex 35 va a quedarse rezagado frente a las bolsas europeas por la incertidumbre política?

Desde nuestro punto de vista tiene sentido la inversión en compañías españolas y en España, creemos que el mercado no está demasiado nervioso con las elecciones y creemos que no va a ser una carga, aunque estamos hablando más de activos españoles que Ibex 35. La es más fácil encontrar la diversificación. La mejor forma es encontrar buenas ideas y no comprando de forma generalizada.