“El caso de España no es comprable con el de Italia, como reflejan las primas de riesgo”, indica el experto. “Nuestro país tiene muchos menos vencimientos de deuda. Va a ver otra vez barra libre por parte del BCE a finales de febrero. Las colocaciones de deuda van a darse sin problemas hasta la tercera, semana de febrero, cuando el BCE reactive esa barra libre de liquidez. Por ello, los respectivos Tesoros públicos deberían aprovechar estos dos meses para colocar más deuda”.

“El mercado descuenta que los bancos están invirtiendo la liquidez del BCE en comprar deuda y, a su vez, yendo con ésta a la ventanilla del BCE a pedir liquidez en depósitos diarios que les dan un 0,25%. Un claro esquema Ponzi”, explica el experto.

La rentabilidad de los bonos portugueses a corto plazo es mayor que la de la deuda a largo. “Esto dice que hay más miedo a que Portugal quiebre a dos años que a 10, algo gravísimo para los mercados, existe un riego mayor de quiebra en el corto que en el largo plazo”.

En Wall Street, “el S&P tiene una fuerte resistencia en los 1.300 puntos y, en el entorno en el que nos movemos ahora mismo, quizás veremos volatilidad. El mercado ya ha corrido demasiado y los fundamentales macro no lo respaldan. De hecho, el analista reconoce que “durante la campaña de resultados prefiero mantenerme fuera del mercado”.

“Es un momento más para estar en liquidez y, si se tiene una exposición fuerte en bolsa, ir reduciéndola”, dice Manzanares. Además, “la correlación del euro-dólar podría es máxima con los mercados y podría llegar a 1,283 para volver a caer en el corto plazo. En caso de perder también el 1,262, podría irse a 1,23. A medio plazo, “esperamos mucha debilidad del euro y niveles de 1,20 en la primera parte del año para luego subir con las bajadas de tipos en Europa y algunos problemas solucionados”.
No obstante, “creemos que va a ser un buen año para las bolsas. El Ibex 35 lo podría hacer muy bien en el momento en el que la banca se reactive”.
En el mercado americano, “la clave está en que es año presidencial y Obama luchará por bajar la tasa de paro. Si vemos aumento del empleo en EEUU, deberíamos apostar por la propia economía americana a través del sector financiero regional, el de transporte y el inmobiliario”.