La formación financiera es una cualidad para que todo inversor, tanto particular como institucional, aproveche los ciclos del mercado de forma eficiente. Hablamos de ello a través del Seguimiento y gestión de la renta variable para accionistas, curso de instituto BME con Beatriz Alejandro, Directora de Instituto BME y Francisco Blanco, Director académico del curso avanzado de relación con inversores.

Beatriz, ¿es posible predecir el comportamiento de los ciclos bursátiles?

Beatriz Alejandro: Predecir el comportamiento de la Bolsa es complicado pero es complicado. Conocer el comportamiento de cualquier activo tiene un componente que puede suponer cierta dificultad pero pensamos que ese intento de hacer una predicción es importante que se vea apoyado en unos conocimientos sobre el funcionamiento de los mercados, productos que se negocian y sobre las variables que afectan a la fluctuación de esos precios. Es una manera de intentar aumentar la probabilidad y tener un mayor éxito en ese intento de predecir el comportamiento de los activos.

Cuando se habla de la variables que afectan al precio de los activos hay de distinto tipo, técnico, fundamental, psicológico, estructural… ¿Es necesario que el inversor conozca todas la variables o prima alguna sobre el resto?

Francisco Blanco: Creo que es imprescindible porque la inversión en renta variable para cualquier inversor exige tiempo de gestión y seguimiento y, para esto, necesitas conocimientos. Éstos son  muy diversos y tienen que ver con la operativa del mercado, técnicas de valoración de las compañías, cómo afecta la fiscalidad, si eres una empresa cuáles son tus derechos y deberes, cómo es el reporting de una empresa, la política de comunicación… Hay una serie de variables que al final redundan en la eficiencia en la gestión de tu cartera.

Si tuvieran que darnos una idea de una forma eficiente de aproximarse al mercado, ¿cuál sería?

Beatriz Alejandro: Hay  algunas ideas que hay que tener claras a la hora de aproximarnos a los mercados. Por un lado, el conocimiento. No se debe invertir en nada que no conozcamos o sepamos del producto en el que vamos a invertir. Otra característica es la diversificación porque es una forma muy eficiente de reducir la volatilidad de la cartera. Y en tercer lugar, hablaría de ser consciente de nuestras limitaciones teniendo claro que no siempre somos racionales a la hora de tomar decisiones y es importante conocer los errores que podemos cometer y tratar de limitarlos.

Este curso busca mejorar la cultura financiera de los inversores al tiempo que les hace eficientes en la gestión tanto de la confianza como de la convicción a la hora de invertir, ¿creen que es uno de los mayores retos a los que se enfrenta el inversor particular?

Francisco Blanco: Es uno de los mayores retos porque, en España, el inversor particular presenta una desproporcionalidad entre el esfuerzo que realiza al invertir en bolsa (que alcanzaría al 19% de la propiedad directa de las acciones de las empresas cotizadas) y los conocimientos y cultura de las que dispone a la hora de garantizar que está adoptando una decisión de inversión informada y racional. Lo que se pretende es que los factores emocionales y psicológicos cada vez sean menos decisivos en la gestión del ahorro.

Según las variables que se están analizando, es un curso 360 grados, pues se ve tanto el papel que tiene que adoptar el inversor en el mercado como el papel que tiene que tener en las juntas de accionistas, régimen fiscal… Ustedes en BME que son punto intermedio entre compañías y accionistas, ¿qué les demandan unos y otros?

Beatriz Alejandro: Es un curso muy completo. Cada uno de los contenidos que se engloban en este programa de forma aislada no suponen una novedad porque ya están en otros cursos de Instituto BME pero la novedad que aportan es que se incluyen en un único curso y ofrece  distintas herramientas para tomar decisiones de inversión, conocer los efectos fiscales de las decisiones que se toman pero también conocer de una forma responsable y eficiente la labor como accionista y trabajar el impacto los factores emocionales y psicológicos que serán muy importantes en el proceso de toma de decisiones.

Lo que nos piden los inversores son todos los conocimientos que afectan al proceso de inversión. Eso es lo que hemos tratado en recoger en este curso. Y las compañías están interesadas en que los inversores tengan esos conocimientos porque eso pondrá en valor toda la labor que hacen, no sólo en la gestión de la compañía sino en la labor de un buen gobierno corporativo.

¿A quién va dirigido este cuso?

Beatriz Alejandro: A cualquier inversor que realice una inversión directa en acciones, que no destine sus ahorros única y exclusivamente a través de otros vehículos como los fondos de inversión sino que haga una inversión directa en acciones que, como se ha comentado, es un porcentaje muy elevado de los accionistas de la Bolsa Española.

El curso se realiza del 11 de febrero de 2019 al 25 de marzo de 2019.  Pueden encontrar toda la información del curso en este enlace