Ana Rafels explica que el valor en el ejercicio 2009, “empieza una reacción alcista bastante consistente, y lo único que denotamos en el valor es que no consigue salir de esta gran lateralidad desde que dejó máximos en octubre de 2009.”

En el muy corto plazo, apunta la analista que si finalmente “consigue romper esta resistencia de los 22,64, vamos a fijar la atención en la zona de los 23,30”. Este es el requisito que le ponen a BME desde Bolsacash “para ver una continuidad alcista, que se inició en marzo de 2009, en el medio y en el largo plazo”.

Rafels señala que “ha iniciado el 2011 con muy buen pie que le ha permitido superar niveles de resistencia bastante significativos en la zona de los 20 euros.” Añade que mientras “se mantenga por encima de estos niveles, inclusive en la zona de los 19,71 que se correspondería con el 50% del movimiento alcista precedente, son también positivos en el corto plazo.” Considera que “finalmente será capaz de volver a testear esta zona de resistencia; no obstante si que ven una lateralidad en el muy corto plazo.”

Por lo tanto, indica la “zona de Trading en 20,04; la zona de resistencia en los 22,64 y se puede seguir haciendo Trading en estos niveles y si, finalmente se rompe al alza esta zona de los 22,64, fija la atención en los 23,30”

“Esto serían palabras mayores. Si rompe al alza se activa esa continuidad alcista de la tendencia que arranca en marzo de 2009. Muy buenas noticias para el valor”.

Por último, la analista afirma que “si por el contraria esta lateralidad del corto plazo termina por romper a la baja esta zona de los 20-19,70 podrían verse sesiones buscando un testeo hacia esa zona de la tendencia alcista, que iniciaba en marzo de 2009, en las inmediaciones de los 18,25 y los 18”.