Diego Jiménez Albarracín, responsable de renta variable de Deutsche Bank, analiza la situación del mercado español .
 
¿Qué hace falta para que el Ibex 35 rompa resistencias?
Al Ibex 35 no le vendría nada mal alguna luz sobre el programa de compra de bonos soberanos por parte del BCE. Mientras, hoy estaremos pendientes de las minutas de la Fed, pues, si Wall Street sigue rompiendo máximos, nosotros seguiremos avanzando.

Después de las palabras esta semana de Draghi, ¿cree que tendremos un QE en diciembre?
No creemos que el BCE anuncie un QE en la reunión de diciembre, de hecho, no creemos que vaya a haber detalles hasta bien entrado el 2015, hacia febrero o marzo. Lo que sí sabemos es que hay comités y expertos que están preparando esa compra de deuda soberana, ya que el BCE tendría que comprar deuda de 18 países. 

Si bien es cierto que ya hay voces que apuntan a que actualmente los estatutos del BCE si tienen alguna cortapisa para permitir que el organismo compre deuda pública, incluso ETF, acciones e incluso oro.


¿Cómo ve a las constructoras españolas?
No me preocupa la deuda de las constructoras españolas. Lo que sí estamos viendo es que, con las condiciones tan favorables en el mercado de deuda español, las constructoras han hecho emisiones de bonos, refinanciaciones e, incluso nuevos préstamos sindicados. Esto ha conllevado que compañías como ACS, Sacyr o Abengoa hayan conseguido nuevos fondos para acometer proyectos, lo que es bueno para su futuro.
Hay reticencia porque el fantasma de la deuda amedrenta a algunos inversores, pues qué duda cabe.
También hay casos como el de OHL en el que su deuda no se ve reflejada en las cuentas porque no ha habido una reducción de sus beneficios ni un impacto en los ingresos, por lo que está siendo muy penalizada.

No obstante, algunas constructoras parece que tienen que hacer desinversiones en negocios importantes… ¿no le preocupa esto?
La desinversión de OHL en su filial de México ha preocupado porque es el activo más atractivo que tiene.

En el caso de Sacyr, que tiene un 9% de Repsol, cualquier desinversión en la petrolera sería muy mal vista por el mercado, por lo que tiene que convencer a los bancos de que Repsol es una compañía sólida y va a seguir subiendo a pesar de la caída del precio del petróleo. En este sentido, la deuda estaría controlada. No obstante, también a Sacyr le hace falta vender Vallerhermoso y sacar a bolsa su filial patrimonial, lo que le daría mucho más empuje.


¿Qué le diría usted a un inversor de Abengoa?
Si es accionista de renta variable de Abengoa, que no mire la cotización todos los días y, si es accionista de renta fija de la compañía, que esté tranquilo, porque los analistas han destacado que el endeudamiento es importante, pero que gran parte de ello es por financiación de proyectos que son sólidos y garantizan el futuro de la compañía.

Actualmente creemos que Abengoa es una acción arriesgada, aunque tiene unos retornos posibles muchísimo mayores de los que pueden tener otras acciones mucho más tranquilas.


¿En qué acciones podríamos estar invertidos más tranquilos?
Las que más nos gustan son las del sector eléctrico. Red Eléctrica es nuestra favorita, sobre todo por el dividendo, mientras que, para los que prefieran un blue chip, Iberdrola también tiene bastante recorrido.
Seguimos apostando por la banca mediana porque creemos que el sector bancario español se está recuperando y tanto Bankinter como Sabadell serían nuestras opciones preferidas.