Divisas y materias primas, dos activos que en los últimos meses se están viendo muy presionados por la situación económica mundial. Eso sí, sigue habiendo oportunidades.
De nuevo a vueltas con las deudas de los periféricos…y la incidencia que tiene sobre la divisa comunitaria. Un impacto “muy negativo. Pero más allá del punto de vista fundamental está la cuestión de que en toda esta crisis, el mercado de divisas se ha comportando en función de la aversión al riesgo”, reconoce Francisco López Ollé, analista financiero de X-Trade Brokers (XTB) España. Este experto admite que estamos viendo cómo hay dos bloques de divisas “por una parte el dólar, yen y franco suizo – que son monedas refugio- y por otro lado, euro, libra, dólar australiano y neozelandés- que forman parte de las divisas más arriesgadas”.

López reconoce que “todas las medidas que vayan dirigidas a mejorar las previsiones económicas, son favorables para las arriesgadas y desfavorables para las refugio”. Lo que se está viendo “es incertidumbre, el foco está en Europa y todos los elementos que generen incertidumbre, presionarán a la divisa hasta que la confianza vuelva a los mercados”.

Desde el punto de vista técnico, el euro-dólar presenta una importante corrección “que podría llevarle a niveles de 1.28 pero también será probable ver una ruptura de los 1.42 dólares”. Este experto advierte de que es un par muy variable “que a corto plazo dependerá más del aspecto técnico que del fundamental pero que a medio-largo plazo habrá que atender más al fundamental”.

Y dentro de las divisas ¿qué ocurre con las emergentes? Aunque normalmente se habla de las divisas de mayor volumen de negociación, es cierto que “no hay que olvidar monedas como el peso mexicano o el real brasileño. Eso sí, entre estas dos nos quedaríamos con esta última”. El experto de XTB reconoce que el real brasileño “todavía tiene potencial y con el cruce con el euro lo veremos por debajo de los 2 reales por euro”. Aunque son economías a las que también hay que prestar atención por su inflación “el impacto que está teniendo la caída del dólar sobre el real, la está reteniendo”. Son economías con tipos de interés altos “que nos ofrecen potencial en un momento en que hay ausencia de alternativas de inversión”.

Respecto a las materias primas, “el crudo es ha mantenido relajado en los últimos mses por la fluctuación importante que hemos visto respecto al dólar”. No hay que olvidar que el petróleo es un activo denominado en dólares y en la medida en que veamos caídas del dólar, veremos un empuje del crudo y viceversa”. En este momento, las perspectivas de crecimiento a nivel global no están muy claras, “no se esperan grandes crecimientos, y para el desarrollo de la cotización del petróleo somos alcistas”.

En la medida en que los indicadores no mejoren demasiado, apostaremos por el petróleo como también por otras materias primas. “Algo que va más allá de los propios fundamentales debido a la ausencia de alternativa y la pérdida de poder adquisitivo de las distintas monedas”. A la hora de apostar por las distintas materias primas, López Ollé reconoce que “Soja y Maíz continuan presionados por la creciente y continua demanda de China, por las medidas restrictivas”. Reconoce que es interesante ver que en los días 10-12 de cada mes se publica “el informe mensual del departamento de agricultura de EEUU, en que podrán encontrar expectativas sobre las cosechas de las principales materias primas”.