Philippe Vantrimpont, jefe de productos de renta fija de la gestora Oddo BHF, apunta que en el corto plazo hay oportunidad en la renta fija soberana de Italia y sobre todo en el 'high yield' europeo por el entorno macroeconómico y la baja probabilidad de impago.

¿Piensa que el bono de EEUU a diez años en torno al 3% es una oportunidad o un riego?

Para los inversores estadounidenses claramente ha sido una buena oportunidad para invertir en bonos estadounidenses a diez años en torno al 3%. Realmente hemos visto a mucha gente entrar en este mercado, porque el 3% es bastante importante y también es mucho más alto que las tasas de inflación, que no es el caso en todo el mundo. Así que sí, para los inversores ubicados en Estados Unidos, este objetivo del 3% es bastante interesante.

En Europa ha habido repunte de los bonos periféricos por la incertidumbre política. ¿Cree que se debería evitar este tipo de deuda?

Hubo un gran movimiento en las rentabilidades en Italia y España, tienes razón, y tiene que ver con la situación política, que siempre es difícil de analizar. La semana pasada vimos un interés muy bueno en las nuevas emisiones a cinco años y diez años de Italia, hubo mucho interés especialmente por parte de inversores domésticos, inversores italianos, por esta deuda a estos nuevos niveles. Ahora todo depende de cómo los inversores gestionen la volatilidad, si pueden permitirse la volatilidad. Creo que puede ser un buen punto de entrada. Ahora tenemos que lidiar con esta volatilidad porque, incluso si hay algún alivio en el mercado italiano actualmente, debemos tener presente que en el futuro habrá noticias que pueden perjudicar al rendimiento de nuevo. En el corto plazo sí, creo que es una buena oportunidad para invertir en bonos italianos o españoles.

La inflación está subiendo en Europa. ¿Cree que es el momento idóneo para empezar a normalizar su política monetaria?

El Banco Central Europeo planeó cambiar su política monetaria pero lo harán muy lentamente. No esperaban hacer ningún cambio en los tipos a corto plazo en 2018, esperaban hacerlo el año que viene. Ahora, la situación es muy diferente en Europa que en Estados Unidos. En EEUU tienen una economía fuerte y una política fiscal que ha sumado cierta velocidad a la economía, así que probablemente la Fed tendrá que mejorar para cambiar su política monetaria primero. En Europa es muy distinto y lo que ocurrió la semana pasada en Italia y España en menor medida significa que el BCE probablemente se tomará más tiempo para abordar su política monetaria y lo hará sólo si está seguro de que no afectará a toda la economía.

¿Por qué cree que el ‘high yield’ europeo es interesante?

El ‘high yield’ europeo es bastante interesante por varias razones. En primer lugar, el entorno macro es positivo. Tenemos actualmente un crecimiento cercano al 4% en todo el mundo. En segundo lugar, la probabilidad de impago es muy baja. Moody’s espera sólo un 1,2% de probabilidad de impago en los próximos meses, muy muy bajo, y también la calidad de las compañías es muy buena. Vimos que los resultados del primer trimestre del año han sido muy positivos y todos estos parámetros dicen mucho de la calidad del mercado europeo ‘high yield’. Hubo un problema con las valoraciones, que fue el tema principal que los inversores estaban mirando hace unas semanas. Tras el movimiento que vimos la semana pasada, ahora probablemente tenemos unos niveles más justos para el ‘high yield’ europeo y, para aquellos que pueden soportar un poco de volatilidad, es definitivamente un punto de entrada o al menos un buen momento para empezar a poner algo de dinero en el mercado ‘high yield’ europeo.

¿Qué segmento le gusta más en el mercado europeo de bonos?

En el mercado europeo de deuda tenemos ‘high yield’, y hemos hablado de ello, pero también grado de inversión. El grado de inversión ha estado ayudado por el programa QE del BCE el año pasado y el gran interrogante era que pasaría con este segmento en 2018 porque se esperaba que el BCE finalizara este programa en septiembre, con alguna probabilidad de extenderlo hasta diciembre. La pregunta era, de nuevo, sobre la valoración. Este mercado era bastante caro hace algunas semanas. De nuevo, con el movimiento que hemos visto en los diferenciales tras el efecto italiano, ahora este mercado también ha vuelto a niveles interesantes y creemos que, para aquellos que están buscando rendimiento pero con buena calidad, ahora también estamos empezando a ver algún punto de entrada en el mercado de grado de inversión.

¿Qué opinión tiene sobre los mercados emergentes de deuda?

Los bonos de mercados emergentes son algo más complicados ya que siempre han estado ligados a la situación en Estados Unidos. El mercado de bonos emergentes es sensible al rendimiento de los bonos de Estados Unidos pero también al dólar. Hemos visto subir el rendimiento, también hemos visto alguna mejora en el dólar, que es más fuerte que antes, lo que podría poner este segmento en riesgo. Tampoco olvidemos que había muchos inversores comprando esta clase de activo en los dos últimos años y quizá estaba un poco saturado. ¿Es el mejor momento para invertir en deuda de mercados emergentes? La cuestión está abierta pero tenemos que ser cuidadosos en este segmento.