Daniel Pingarrón, estratega de mercados de IG, analiza la actualidad económica y de mercado internacional.

¿Qué espera de la reunión del BCE de hoy o de próximos encuentros?
Esta reunión está pasando desapercibida porque no cabe esperar nada. En la última reunión, la de diciembre, el BCE alargó el QE y redujo el tamaño de las compras. Esta combinación de medidas fue alcista para el mercado porque superó las expectativas en cuento a generosidad monetaria, pero creo que con esto el BCE ha agotado su margen de maniobra.

Vamos a ver qué dice Mario Draghi en la rueda de prensa sobre el repunte de la inflación, algo sobre el Brexit y el impacto que puede tener en la economía europea. No creo que el BCE hable de Italia.

¿Espera novedades en la toma de posesión de Donald Trump?
En su comparecencia de la semana pasada defraudó porque no hizo mención alguna sobre su política fiscal o de inversión. Si mañana vuelve a evitar hablar de bajadas de impuestos, aumento del gasto e inversión, el mercado va a empezar a dudar de que vaya a llevar a cabo todo lo que prometió e hizo subir las bolsas, por ello, si no se pronuncia al respecto, va a provocar una recogida de beneficios, de hecho, grandes plazas están replegando velas.
En cambio, si sí hace referencia a la bajada de impuestos y aumento de la inversión, en los primeros compases de la próxima semana podríamos volver a tener un ataque a los máximos anuales e históricos, en los 20.000 puntos del Dow Jones, que son lo que separa esta situación de pequeña consolidación bajista, de una situación alcista.
Además, lo que diga Trump mañana va a tener impacto en el dólar. El EURUSD tocó la zona 1,065, después hubo recogida de beneficios a 1,07 y las palabras de ayer de Yellen apuntando a que a finales de 2019 los tipos estarían en el 3%y que la economía está cerca de los objetivos de la Fed, el dólar volvió a subir.
 
Pese a que Theresa May dejó claro que el Brexit será “duro”, el FTSE-100 sigue alcista. ¿Qué puede frenar los avances?
El FTSE-100 ha establecido una correlación simplista y ciega con la libra. Cuanto más duro sea el Brexit y peor le vaya a la economía británica, más se depreciará su divisa y, ante eso, no tiene sentido que su bolsa siga subiendo. Creo que esta correlación tan cerrada irá desapareciendo, como pasó con el petróleo y las bolsas el año pasado.
La libra tuvo un repunte de corto plazo que creo que se debió a cierre de cortos porque Theresa May aclaró la situación y el deseo de salir por completo de la UE, aunque su intención de alcanzar un acuerdo de libre comercio una vez esté fuera de la UE, me parece complicado.
 
¿Qué niveles debemos vigilar en el DAX?

La resistencia del DAX está en 11.600 puntos y el futuro de corto plazo del índice va a depender de lo que diga mañana Turmp: si lanza un mensaje que guste a Wall Street, subirá el DAX pero, si Trump mañana vuelve a reforzar su discurso económico y se aprecia el dólar, la caída del euro va a beneficiar al DAX. En caso de que Trump no diga nada nuevo, el mercado puede corregir y el DAX tiene soporte en los 11.200 y los 11.000 puntos.
 
¿Por qué sectores podríamos apostar en próximos meses?
Veo interés en el sector financiero americano, no en el europeo, también en el sector farmacéutico europeo, especialmente a las compañías que tienen exposición a EEUU; en el sector de materias primas, el sector tecnológico a ambos lados del Atlántico, exportadoras europeas con exposición a EEUU. También me parece interesante el sector turístico, con NH, Amadeus, Aena; el sector de recursos básicos; las constructoras, como Sacyr o Ferrovial; el sector petrolero con empresas como Técnicas Reunidas; el industrial con empresas como CAF. En cambio, habría que evitar bancos europeos y autos.