Anna Garofano, Activos Financieros de DiverInvest EAFI, comenta cuál es el escenario actual en el que se encuentran los mercados y cuáles son las mejores oportunidades que existen en este momento de incertidumbre.
 
¿Cree que la FED dará el impulso que demandan?

Los mercados y las economías tienen completamente descontado el efecto de la FED sobre todo de las economías. Nosotros lo que vemos es el riesgo inverso. Es decir, si esta subida de tipos en 2016 que ha sido completamente anticipada por los mercados no se produjera o tuviera que pararse en algún momento por causas ajenas, o que el paro en Estados Unidos subiera más de lo esperado, esto podría crear correcciones y movimientos fuertes hacia la baja en los mercados. Por tanto, nosotros cerramos 2016 rebajando mucho el riesgo que además creemos que las correcciones pueden continuar estos primeros meses de este año y pueden ser importantes.

¿Han modificado, con esta penalización, su escenario de los principales índices de renta variable para los próximos meses?

No, de hecho cerramos el 2015 rebajando mucho el riesgo y esperando un inicio de año 2016 muy complicado y con mucha volatilidad. Eso es lo que estamos viendo en estos primeros meses del año. Nosotros estamos muy cautos con los mercados, vemos que hay incluso algún riesgo de decrecimiento en las economías y de hecho estamos mirando que si el precio del petróleo no se recuperara en los próximos seis meses, estamos mirando que puntualmente habría trimestres con PIB negativos, que podría haber puntualmente quiebras en las empresas del sector y por tanto vamos a monotorizar muy de cerca la evolución de todos los índices que no prevemos que vaya a ser muy boyante en este 2016.

En los últimos meses de 2015 no veían ningún atractivo para España. ¿Lo ven ahora algo más?

No vemos ningún atractivo en España y no prevemos que lo vayamos a ver, aunque sí que reconocemos que España está bastante más barata. Añadido al problema intrínseco de la economía y del mercado español ahora además encima tenemos otra capa que es el problema político. Los analistas y los mercados favorecían en principio la creación de una gran coalición entre PP y PSOE, que finalmente parece que no se va a producir, y las alternativas que nosotros estamos viendo y que los mercados están viendo, bien sea con un pacto alternativo o con nuevas elecciones, lo único que hace es incrementar la incertidumbre y la volatilidad alrededor de la economía española. Por tanto, España ahora mismo está barata pero de momento no estamos recomendando su compra porque prevemos mucha incertidumbre, mucha volatilidad y que incluso podría tener momentos puntuales más bajos en el futuro.

¿Creen ustedes que seguirá la devaluación del yuan? ¿Cómo afectará esto a los mercados?

Hablar de China es básicamente hacer castillos en el aire porque el gigante rojo es completamente opaco y además ofrece muy poca confianza a los inversores de todo tipo. Ciertamente la caída de las bolsas chinas durante los últimos meses del 2015 y en este 2016 ha afectado a todas las otras bolsas mundiales. Sin embargo, China es solo una parte de la gota que ha colmado el vaso. Estábamos viendo bolsas en máximos sin que las economías estuvieran en máximos o estuvieran creciendo al ritmo que nos hubiera gustado ver crecer a la economía real. Por tanto, ¿podrían continuar las devaluaciones? Ciertamente. La economía china va a seguir afectando a las bolsas mundiales, pero creemos que va a haber muchos factores que también van a influir en el desarrollo de los índices durante este año.

¿Cree que los beneficios de la caída del precio del petróleo se compensarán con el efecto deflacionista?

Como hemos comentado anteriormente la caída del precio del petróleo obviamente tiene unos beneficios, pero en este caso nosotros creemos que las consecuencias negativas de la caída del precio del petróleo pueden ser mayores que los beneficios que genera un crudo tan bajo. Hemos comentado que si el precio del petróleo no se recuperara en los próximos seis meses podemos empezar a ver algunos trimestres con PIB negativos, podemos empezar a ver la quiebra puntual de algunas empresas de energía. En cuanto a los inversores más cautos, nosotros ahora mismo lo único que podemos recomendar si quieren evitar la volatilidad y la incertidumbre es que se mantengan en cash. El cash ahora mismo es un muy buen activo porque básicamente es el único que no ha bajado este inicio de 2016. Por tanto, los inversores conservadores que se mantengan en cash y que estén a la espera para poder comprar mejor en cuanto pase esta turbulencia inicial.

¿Dónde pueden encontrar más beneficio los inversores más conservadores?

Llegado el momento va a haber muchos productos a muy buen precio, muy baratos y con grandes opciones de compra. Estamos viendo además que hay muchos productos que han superado los niveles bajos que vimos después de la crisis de 2008. Como nosotros hicimos mucho caso al final de las carteras en 2015 y lo hemos estado aguantando este comienzo de 2016 esto nos va a permitir comprar más barato en el futuro. Sin embargo, aunque sean inversores agresivos, nosotros aún estamos recomendando hoy por hoy que se mantenga el cash para poder comprar más barato en cuanto el ciclo acabe de tocar el punto final.