Sin sorpresas. Eso es lo que el mercado descuenta para el encuentro del Banco Central Europeo después de aprobar la batería de medidas el pasado mes de marzo. Sin embargo, ya se empieza a mirar a futuro y a las herramientas que puede utilizar Draghi para llegar a su objetivo de inflación a largo plazo.
 
El mercado ha recibido con una calma alcista los días previos a la reunión del BCE. Durante el último evento Mario Draghi sacó a relucir toda su artillería posible para dotar a la economía europea de mimbres suficientes con el fin de hacer repuntar el consumo y que la inflación se acerque al objetivo del 2%. Para ello, redujo la tasa de depósitos hasta el -0,40%, amplió el programa del QE hasta los 80.000 millones de euros y disminuyó los tipos de interés hasta el 0%, en mínimos históricos.

Todas estas medidas llegaron con el miedo global a una ralentización del crecimiento económico. Era el prisma desde el que miraban todos los analistas financieros como el mejor estratega en cualquier contienda. La falta de combustión de la economía en la zona euro preocupaba, y mucho, a los que se ocupan de la política monetaria de la zona y por ello decidieron poner toda la carne en el asador.

Después de todo esto ha llegado el próximo evento en el que, precisamente por la agresividad en las medidas adoptadas en el anterior encuentro, no se esperan especiales fuegos artificiales. “No habrá sorpresas, no esperamos ninguna acción BCE esta semana”, comentan los analistas de Bank of America Merril Lynch. “Después de que el paquete de medidas de marzo, creemos que el BCE tendrá unos meses de descanso antes de poner sobre la mesa más instrumentos”, añaden.

¿Y qué es lo que podemos ver ahora y esperar de cara el futuro? Son dos preguntas que han de ser contestadas por separado. Draghi podría proporcionar alguna información sobre una serie de aspectos, según apuntan distintos analistas. La perspectiva y las implicaciones de Estados Unidos para que la Fed sostenga la divergencia política del BCE, las perturbaciones que podrían provocar una reconsideración de recortes de las tasas de depósito, la cuantificación provisional de QE y los efectos sobre el crecimiento y la inflación, y la necesidad de que repunte la inflación.



Según el equipo de análisis de JP Morgan la institución monetaria europea revisará al alza la estimación de inflación “al 1,6% para el 2018”.  Por otra parte, aseguran que el mercado ya está descontando otra bajada de tipos de 10 puntos básicos (a terreno negativo), pero que se haría efectiva a finales de año.

Es posible que el BCE se muestre “relativamente satisfecho”, y aunque los riesgos siguán siendo mayores, la divisa y que las expectativas de inflación se han movido mucho, “los mercados financieros han tenido un impacto positivo, con unos datos de crecimiento sólidos y una inflación estable (aunque baja)”.

Inflation


Por otro lado es probable que el euro, que se ha debilitado en los últimos días, pueda reforzar esa tendencia con los comentarios post-encuentro. Eso es lo que consideran los expertos de Bank of America, aunque señalan que “la debilidad del euro más sostenida requiere un tono de más confianza por parte de la Fed”, algo que todavía no se ha producido.

Con todo, no todo se resume, efectivamente, en esta reunión sino en lo que está por venir, tal como reseñan los analistas de ING. “El Brexit se avecina, la vuelta de la crisis griega y el aumento de la crítica alemana podría tomar cuerpo en la agenda europea”, concretan. Esto, a ojos de estos expertos, puede hacer que la tasa de crecimiento de la región “permanezca débil durante un tiempo”.

Indicadores Eurozona


En opinión del área de análisis de esta entidad bancaria, las reformas estructurales y las finanzas públicas sostenibles son algunos “de los principales requisitos”, pero “no son la solución completa”. También recalcan que son necesarias otras medidas “growthenhancing”, en las que se incluiría “una política monetaria laxa, sino también las políticas fiscales”, de cara al futuro.

BCE


Y… ¿Oportunidades?

Uno de los temas en los que se centran los inversores es si con las medidas tomadas por el BCE, o las que puedan tomar, junto a los acontecimientos que yacen en terreno europeo, hay oportunidades para invertir. A este respecto el equipo de análisis de BlackRock sostiene que  Europa tiene “valoraciones razonables” y que la política del BCE “sirve de apoyo”, para optar por la renta variable. Sin embargo, alude también al temor del Brexit, además de las dudas en el sistema bancario, como principales vulnerabilidades de la región.

François Lavier, gestor-analista especialista en deuda financiera de Lazard, asegura que "en un contexto caracterizado por tipos de interés muy bajos, el sector financiero ofrece oportunidades como fundamentales sólidos mejorando bajo el impulso de la nueva regulación, valoraciones atractivas y una oferta razonable en un merado que ya es consecuente y desarrollado".

Asimismo, hay otros productos que también gozan de números verdes desde las decisiones tomadas por el BCE como es en este caso el fondo de high yield europeo en euros de Degroof Petercam, con rendimiento positivo desde comienzos de año. 

QUIZÁS LE INTERESE LEER:
¿Y si el BCE reparte el dinero a los hogares en vez de a los bancos? 
El BCE saca la artillería: ¿servirá para algo?