Daniel Pingarrón, estratega de mercados de IG, analiza las consecuencias que están teniendo en el mercado la decisiones de política monetaria de la Fed, el resultado de las elecciones holandesas y los niveles técnicos a vigilar.

La Fed subió tipos de interés en 25 pb y se esperan otras dos subidas de tipos este año, pero parece que el organismo no toma en consideración  los posibles cambios en las políticas fiscales que quiere implementar Trump. ¿Le parece que esas dos subidas adicionales se pueden quedar cortas?
Creo que la Fed hace lo correcto, “no vender la piel del oso antes de cazarlo”. Cuando ese programa vea la luz y esté impactando positivamente en la economía, esté acelerando el crecimiento, haciendo que la inflación suba más y que el mercado laboral crezca a un mayor ritmo, entonces, adecuarán el ritmo de subidas. De momento, es lógico que la Fed sólo trabaje con el escenario económico tangible. Así pues, subió tipos de interés un 0,25%, mantiene otras dos subidas de tipos para este año, mantiene las previsiones de subidas de tipos para 2018, sube un cuarto de punto las previsiones para 2019, dice que el mercado laboral está fuerte y dice la inflación se va a mantener estable en el 2%, pero ya está por encima, y eso sin haber desarrollado las políticas de Trump. Me parece que esta declaración fue bastante aventurada y el mercado lo interpretó en un tono dovish. El mercado temía que fuese a lanzar un discurso más duro, incorporando las promesas electorales de Trump, acelerando o prometiendo una subida de tipos más fuerte, y tuvimos una reacción del dólar a la baja, bonos al alza, sector bancario americano a la baja y las empresas de utilities al alza. Fue la típica reacción a un mensaje dovish. En cambio, hoy en Europa hacemos una lectura muy distinta y el sector bancario europeo está lanzado. Una incongruencia más en medio de este clima de risk on y euforia que estamos viviendo.

¿Para cuándo espera que la Fed deje de reinvertir el dinero de los vencimientos de los bonos?
Dijeron que se había hablado, pero creo que no es una de las preocupaciones de los inversores. El tono dovish estuvo en que mantuvo su tono y discurso, se mostró muy tranquila con la inflación, no incorporó el tema de las políticas de Trump a sus actuaciones… ahí es donde se generó el tono dovish, muy discutible bajo mi punto de vista.
Quizás a finales de año o principios de 2018. Si este año va a haber dos subidas de tipos, una en junio y otra puede que en septiembre, puede que en diciembre, en vez de subir tipos, podría anunciar que deja de reinvertir los vencimientos. Pero esto no me parece que tenga una capacidad de afectación importante.
    
Pese a la subida de tipos de EEUU, el euro se fortalece contra el dólar hasta los 1,07 dólares. ¿Pesa más el freno del populismo en Europa?, ¿cree que el escenario de las lecciones holandesas se podría repetir en las francesas?
El EURUSD se está apreciando por una combinación de ambas cosas. De hecho, antes del discurso de Yellen el dólar ya empezó a caer y subió el euro, que recibió otro empujón con el resultado de las elecciones holandesas. A mí me parece que los acercamientos a la zona de 1,08 son una oportunidad para vender el par.

En las elecciones holandesas estaba descontado que Wilders no iba a formar gobierno. Es cierto que la diferencia con Rutte no se pensaba que iba a ser tan grande. Lo mismo pasa con las elecciones de Francia, creo que el mercado tiene preocupación cero porque vaya a salir Marine LePen  como Presidenta de la República. Puede que con el resultado en Holanda eso se esté cotizando en los mercados y sea gasolina para las bolsas.
 
Los bancos suben aplaudiendo el final de las políticas ultralaxas. BBVA rompe en el intradía los 7 euros y Santander también supera máximos anuales. ¿Qué niveles debemos vigilar?
En el caso de Santander, la caída desde los 7 euros hasta perder los 7 euros, por lo que creo que entre los 6,65 y los 7 euros puede aparecer una amplia zona de resistencias. En el caso de BBVA, parecido, entre los 7,8 y 8,10 euros tenemos niveles en los que hubo una parada en 2015. En todo caso son niveles muy alejados y tienen recorrido al alza. A mí me sorprende el comportamiento que están teniendo los bancos. De hecho, la semana pasada no dijo nada el BCE y provocó subidas. Ayer lo que dijo la Fed provocó caídas en los bancos estadounidenses y hoy los bancos europeos suben.
Creo que llevamos ya varias semanas subiendo por la expectativa del programa de rebaja fiscal de Trump y Trump sigue sin decir nada, por lo que me sorprende que este momento de euforia dure antes sin corregir. Tengo muchas dudas de que dentro de un mes, cuando se produzcan las elecciones francesas sigamos con esta euforia sin antes corregir. Veo complicado que Santander y BBVA suban un euro más sin antes corregir.


¿Qué niveles marcarían una corrección sana?  
En el caso del Ibex 35, que ha conseguido superar los 10.000 puntos, creo que los 9.600 puntos, que costaron tanto superar, son un soporte que podría ser la frontera entre una corrección sana y una corrección peligrosa.
 
¿Qué le parece la reactivación de las salidas a bolsa?
No es algo nuevo. Llevamos hablando de salidas a bolsa cerca de dos años, desde que el BCE lanzó el QE, pues es un buen momento para salir a bolsa con los tipos de interés a cero, con mucha liquidez en el mercado, con un comportamiento de las bolsas en general bastante bueno, con buenas previsiones económicas, sin granes peligros o peligros que no han provocado grandes turbulencias… creo que este año veremos más salidas a bolsa.