Europa no deja de ser el reflejo magnificado de lo que sucede en España. Esto se traduce en que el sector energético ha sido el que mejor comportamiento ha registrado a lo largo de 2014 – a pesar del crudo y su desplome-, también la banca ha sido protagonista junto con el defensivo sector sanitario y parte de representación del mundo de las teleoperadoras. Hoy la pregunta es: ¿seguirán siendo la opción por antonomasia en 2015?


El sector utilities se ha posicionado como el más fuerte de la zona euro y no cabe duda, entre los analistas, que así será una vez más el próximo año. “El dinero seguirá estando ahí”, afirma José Luis García, de Enbolsa.net, que introduce una variable que favorece altamente a las energéticas: su carácter defensivo. Esto será así “mientras se mantenga la incertidumbre en Europa y no creo que varíe en los próximos meses”.

¿Y qué decir ante esto? No ha sido un año sencillo para las bolsas europeas acostumbradas a subir cifras de doble dígito.
Con este panorama, ¿debemos seguir apostando por los vencedores de 2014?


Los 10 ganadores de 2014
El valor más alcista de este año ejemplifica a la perfección lo que es subir al calor del rumor en un mercado revuelto. France Telecom, u Orange, es el título del Eurostoxx 50 que mejor performance ha registrado a lo largo de estos once meses con una subida cercana al 49% (en el momento de cierre de edición de esta revista). Por detrás aparecen Intesa San Paolo, la holandesa de semiconductores ASML, Iberdrola, Enel, el mayor fabricante de cerveza mundial y belga Anheus, el fabricante de lentes galo Essilor, GDF Suez, Bayer, la firma de real state Unibail y, si acaso, ING Group.

La teleoperadora francesa se acerca a la revalorización experimentada por Jazztel, objeto de sus deseos, que es asimismo el valor más alcista de la bolsa española, por encima del 64% y eso que le han sobrado dos meses y medio de cotización desde el pasado 16 de septiembre.

A nivel sectorial el sector de la energía es el claro vencedor del año posicionando atres de sus compañías en los primeros diez puestos de 2014: Iberdrola, Enel y GDF Suez. La española y la italiana se anotan un 20% en este ejercicio frente al ‘tímido’ 12% de la francesa. En todo caso, ahora es su momento…pero es algo que puede dejar de ser así en algún tiempo.

“El dinero se encuentra en el lado bajista o del miedo”, explican desde Enbolsa.net. “Cuando pase esta situación de incertidumbre, el dinero volverá rápidamente a las financieras y a los servicios de consumo”, concluye.

De las tres opciones dadas, Fernando Gómez, de Formacióntrading.com, descarta de entrada la primera: GDF Suez, por su carácter “bajista” y sin visos de mejora hasta que no supere los 19 euros de vuelta. Otra cosa son tanto Iberdrola como Enel donde sí se posicionan alcistas en ambos valores y también “a la espera”. ¿De qué? De una ruptura de resistencias que, en el caso de la española pasan por los 5,6 euros (nivel sine qua non no entrarían en el título) y mirando a la italiana, hablarían de los 4/4,4 euros por acción, aún en fase de corrección.


Más defensa: sector salud
Si los inversores han buscado refugio en 2014 no es de extrañar que lo hicieran en una farmacéutica alemana, como es Bayer y en una francesa fabricante de lentes, como es Essilor, para quien, por cierto, se acumulan las recomendaciones hablando de una opción “continuista”.

Los dos valores están claramente alcistas, aunque plantean serias dudas para analistas como Ana Rafels, de Panoramia Invest. ¿Qué sucede? Por un lado, Essilor lleva demostrando desde 2013 su incapacidad para conquistar nuevos máximos…y, por otro, cuidado con Bayer porque el cambio de ciclo podría estar ahí. “En el caso de que el BCE plantee un QE en Europa habrá una rotación desde sectores como el farma, que han recorrido mucho camino, hacia títulos que han estado más castigados”.

Y es en este punto donde la banca entra en acción…


El resurgir de los bancos
Enlazando con el esperado QE, tan “necesario” como lo consideran desde la gestora suiza UBP, las financieras europeas serán unas de las más beneficiadas. Y ello gracias, en parte, a que vienen desde bien abajo. “La debilidad del sectorial bancario europeo se ha afianzado reduciendo distancias con el soporte decisivo de los 125,5 puntos”, comenta Rafels.

Por delante tienen una cita importante como es la celebración del segundo TLTRO organizado por el Banco Central Europeo y en el que sí se espera –esta vez sí- que la banca acuda a pedir dinero y el margen es mucho: hasta 1 billón de euros puestos sobre la mesa por Mario Draghi de los que hasta ahora tan sólo han solicitado 82.600 millones entre todas las entidades europeas.

Para seguir leyendo, visite la revista de diciembre de Estrategias de inversión