Warren Buffett ya lo temía cuando hace sólo unos meses decidió vender con grandes pérdidas los bonos invertidos en Energy Future Holdings.
“La mayoría de ustedes nunca habrán escuchado hablar de Energy Future Holdings. Considérense afortunados, ojalá yo tampoco lo hubiera hecho”, afirmaba Warren Buffett en su última carta a los inversores de Berkshire Hathaway. (Ver carta)

El legendario inversor explica que la compañía se formó en 2007 para comprar activos de una eléctrica de Texas. Los dueños de esos activos pusieron 8.000 millones de dólares y al mismo tiempo se financiaron emitiendo bonos. Berkshire compró 2.000 millones de títulos de esa deuda. “Una decisión que tomé sin consultar con Charlie. Fue un gran error”, afirma Buffett.

Cuando escribió hace unos meses la carta, Buffett explicaba “a no ser que los precios del gas natural suban, es casi seguro que EFH solicite la bancarrota en 2014”. Y eso es justamente lo que ha sucedido. En eso si que acertó Buffett.

Hoy la compañía se ha acogido al llamado Chapter 11, el mecanismo legal que equivale a la bancarrota después de que la propia empresa haya comprendido que no será capaz de hacer frente al pago de un vencimiento de 100 millones de dólares que cumple esta misma semana.

Warren Buffett vendió ese paquete de deuda por 259 millones de dólares, a lo que hay que sumar 837 millones de dólares que Berkshire ya había recibido en concepto de dividendos. Aún así, la firma de inversión del oráculo de Omaha sufrió unas pérdidas antes de impuestos de 873 millones de dólares. Warren Buffett afirma “la próxima vez llamaré a Charlie”.
2013 no fue un buen año para Warren Buffett, que no consiguió batir al S&P 500, el objetivo de su fondo. El próximo sábado Berkshire Hathaway celebrará su Junta de Accionistas.

Para recibir alertas con cambios de ciclo de estos valores pinche aquí.