Tras años de apretarse el cinturón, ahora algunas empresas españolas se preparan para lanzarse a fagocitar otras competidoras, ya sea dentro o fuera de las fronteras nacionales. Por el contrario, otras empresas se muestran en el escaparate al mejor postor. Los sectores más proclives a movimientos empresariales son el bancario y el de telecomunicaciones. 

El empuje del crecimiento económico, las bajas tasas de interés y toda la caída de las tasas de impuestos corporativos han reforzado las ganancias corporativas de las empresas españolas, lo que ha llevado en algunos casos a hacer una caja suficiente que les permita comprar otras compañías., tanto dentro, como fuera de nuestro mercado.

Los sectores a tiro de OPA en nuestro país son el bancario y el de telecomunicaciones, aunque también otras empresas relacionadas con las materias primas podrían verse envueltas en movimientos corporativos.


POR EL LADO DE LAS POSIBLES OPADAS

BANKIA
Es el “caramelito” bancario para quien se lo pueda permitir pues, capitalizando 13.400 millones sólo un gigante puede permitirse digerirlo. En este sentido, José Lizán, gestor de SICAVs de Auriga SV, considera que “muy probablemente Santander, que no ha movido ficha en toda la crisis, la compre, lo que sería un gran movimiento para el banco. Una buena noticia es que ya ha desmentido el interés, pero recordemos que unos días antes de comprar ABM AMRO también Emilio Botín negó que les interesara. Bankia encaja completamente para Santander, volvería a ser líder en el mercado, estaría comprando el banco más saneado de España que se ha quitado todo lo moroso y el ladrillo. Bankia sería una gran compra para Santander”.



LIBERBANK
La entidad resultante de la fusión de Cajastur, Caja de Extremadura y Caja Cantabria aún sigue en el candelero de los movimientos corporativos. La clave está en si acaba siendo adquirida por otro gran banco o, por el contrario, termina comprando ella misma a otra entidad para ganar envergadura. En este juego hay que tener en cuenta que Liberbank es uno de los bancos españoles más expuestos a las cláusulas suelo y podría tener que enfrentar mayores pérdidas si las obligación de las devoluciones se amplía. Esto puede deteriorar el valor de Liberbank hacerla más accesible a los compradores o, por el contrario, menos atractiva. Las cartas siguen sobre la mesa pues, hay que tener en cuenta que, si es adquirida por otro banco español “no hay ninguno que tenga músculo para realizar compras y tendrán que hacer ampliaciones de capital con intercambio de acciones, aunque no habrá grandes primas”, dice Lizán.


REPSOL
Con su nuevo plan estratégico por bandera, Repsol intenta poner buena cara al mal tiempo, pues el deterioro de la compañía que ha provocado el abaratamiento del petróleo es manifiesto. De hecho, este año ha perdido en bolsa 4.130 millones, un 20% de su valor. Además, no para de desprenderse de activos, como el gas licuado, desamueblando la compañía. En este sentido, Repsol se hace cada vez más pequeña en un mundo de gigantes que, si bien no están atravesando por su mejor momento, podrían buscar la salida en la concentración. En este punto tenemos que repescar el interés manifiesto que ha mostrado siempre la petrolera italiana Eni por hacerse con un paquete de Repsol, por ejemplo, si Sacyr tuviera que vender parte de su tarta. (También le podría interesar: Petroleras, ¿quién es quién en el mercado europeo?)



POR EL LADO DE LAS COMPRADORAS…

TELEFÓNICA
El sector de las operadoras es uno de los más calientes en cuanto a movimientos corporativos se refiere. En nuestro propio territorio ya hemos asistido a la compra de Jazztel por Orange o a la de ONO por Vodafone. En cambio, nuestra operadora Telefónica está más pendiente de deshacer posiciones que de comprar nuevas, al menos, de momento, pues tras concluir definitivamente la adquisición de la brasileña GVT esta primavera, está batallando por cerrar la venta de la parte británica de O2. En marzo la operadora española y Hutchison Whampoa alcanzaron un acuerdo definitivo para la venta de O2 UK al grupo inversor de Hong Kong por un importe de 10.250 millones de libras esterlinas (aproximadamente 14.000 millones de euros al tipo de entonces). Sin embargo, el endurecimiento del discurso por parte de la Comisión Europea sobre las fusiones en el sector de las telecomunicaciones ha obstaculizado esta operación. De hecho, Telefónica ha experimentado caídas fuertes en bolsa por las trabas de la Comisión de la Competencia, pues la compañías presidida por Alierta ha dedicado una parte sustancial de los fondos a reducir el ratio de apalancamiento, que a cierre de septiembre (teniendo en cuenta los fondos de la venta de O2 UK) era de 2,32 veces, por debajo de las 2,35 veces previstas.

¿Le dará después por salir de caza a Telefónica? El sector sigue concentrándose, por lo que no podemos descartar nada, además, con la reciente victoria de Macri en Argentina, Telefónica podría ver engordada su caja, ya que “el cambio político en Argentina es una buena noticia para la operadora porque tiene mucho dinero retenido allí”, dice José Lizán. 


BBVA
Ayer nos levantábamos con la noticia de que BBVA había decidido invertir 45 millones de libras (unos 64 millones de euros) para adquirir una participación del 29,5% del banco británico Atom. Es el primer banco exclusivamente móvil de Reino Unido que iniciará sus operaciones a principios de 2016. La inversión forma parte de la estrategia de BBVA para liderar los servicios financieros adaptándose a la era digital. (También podría interesarle:VIDEO "Los bancos tradicionales que no se transformen en digitales tendrán peligro de desaparecer")

Después de esta adquisición, los expertos no descartan que mueva ficha dentro del tablero de juego de España. De hecho, Bankia se postula como la presa perfecta para cualquiera de los dos grandes bancos, ya que el Estado ha dejado limpio su balance y la presencia de Bankia en el territorio nacional es de las mayores del sector. 


ENDESA
Esta semana Endesa presentó la actualización de su plan estratégico a 2019, en el cual, mantiene su intención de invertir 4.000 millones en los próximos tres años. La energética no precisó todos los destinos de sus inversiones y, en este sentido, Víctor Peiro, director de análisis de Beka Finance, no descarta que “invierta más en negocio no tradicional, por ejemplo, comprando la parte de renovables de España de Enel Green Power España en la que participa”. Para el experto, este movimiento entraría dentro del plan de reestructuración de Enel Green Power y tiene cabida para Endesa ya que en el mix de generación de energía, se está asimilando cada vez más que las renovables es complementario a los ciclos combinados haciendo de backup.