El mayor fabricante del mundo de equipos de construcción y vehículos pesados Carterpillar, registró en el cuarto trimestre de 2016 unas pérdidas de 1.171 millones de dólares, frente a unas pérdidas de 94 millones de dólares en el mismo periodo de 2015.
La cifra de negocio de la compañía estadounidense alcanzó los 9.574 millones de dólares, un 13% menos que año anterior. La facturación anual cayó un 18%, hasta 38.537 millones de dólares. En el cómputo del ejercicio fiscal de 2016 reportó unas pérdidas de 67 millones de dólares, frente a un beneficio neto de 2.512 millones de dólares en 2015.

El consejero delegado de Caterpillar, Jim Umpley, comentó que los resultados reflejan las presiones de la compañía en bastantes mercados donde opera, como consecuencia de las débiles condiciones económicas a nivel global que han reducido considerablemente la demanda en industrias de construcción y de energía.

Umpley citó la fortaleza del dólar como otro de los factores que han causado un negativo impacto en su balance. Dijo que la compañía recortó 12.300 empleos en 2016, más del 50% en Estados Unidos con un recorte de 7.700 empleos. Añadió que estaban considerando cerrar dos de sus instalaciones de producción más importantes, una de ellas es la planta de Illinois en EEUU.

Carterpillar es una de las compañías que más se ha revalorizado desde que Donald Trump ganó las elecciones, desde el pasado 8 de noviembre sus acciones suben un 16%. Las esperanzas de un rebote en el sector tras las intenciones de Donald Trump de gastar 1 billón de dólares durante los próximos 10 años en construcción de infraestructuras, han respaldado el repunte en las acciones de la compañía.

Durante el último año las acciones de Carterpillar mantienen una impecable tendencia alcista en gráfico diario. En el gráfico adjunto, cortesía del broker ActivTrades, pueden observar una clara aceleración de la tendencia tras conocerse la victoria de Trump.

El pasado 9 de noviembre abrió con un hueco alcista cercano al 6% y acabó cerrando la sesión con un avance del 7,70% en 90,45. Justo un mes después, alcanzó máximos de dos años tras situarse en la resistencia semanal ubicada en 97,25 dólares.
Al llegar a este nivel de resistencia la tendencia se mantuvo en rango lateral consolidando los fuertes avances del último mes. Este martes, consiguió salir de lateral por la parte alta después de marcar un cierre diario ligeramente por encima de 98 dólares, así que la tendencia alcista de fondo podría continuar desarrollándose al alza.

Por la parte alta del precio actual no hay referencias de resistencia hasta 102,20 dólares, justo donde marcó los máximos anuales de 2014. El segundo nivel de resistencia está ubicado en 104,40, por encima de este nivel, ya no hay referencias de resistencia hasta los máximos históricos alcanzados en febrero de 2012 en 107,25 euros por acción.

Este jueves, tras conocerse los débiles resultados del cuarto trimestre los títulos de la compañía cayeron un 0,93% a 97,22 dólares.
Desde principios de enero 2016 a cierre de ayer, las acciones de Carterpillar se han revalorizado cerca del 80%, de 55.85 a 97 dólares. Si logra alcanzar los máximos históricos de 2012, el potencial de subidas sería superior al 10%.