Daniel Pingarrón, estratega de mercados de IG, habla sobre dónde se encuentran las recomendaciones más interesantes en este momento, además de los eventos que hay que seguir más de cerca en los próximos días.
 
¿Es ahora mismo mejor, viendo el escenario y lo que tenemos por delante, estar en liquidez o apostar por algunos valores en concreto?

En general creo que 2016, al igual que fue 2015, es un año parar comprar tras correcciones. La cuestión es si la corrección ha sido importante para que el precio de compra sea atractivo. Ahí es donde tengo dudas. Si esta corrección prosigue y bajamos un 3% o 4% más, tendría menos dudas de que efectivamente habría que aprovechar esta oportunidad para comprar y acumular carteras. A estos precios, con estas caídas que hemos tenido desde los máximos relativos que tocamos hace un par de semanas, que ahora mismo será de un 6% o 7%, yo creo que tal vez merezca la pena entrar. Al menos no con el 100% de nuestra capacidad, sino con un porcentaje X dejando algo de colchón por si las caídas continúan volver a entrar más abajo. Al final la receta de inversión para este año es comprar después de correcciones.

Uno de los factores de esta indefinición son los resultados empresariales. ¿Qué valoración podemos hacer tanto en Estados Unidos como en Europa?

Sobre todo yo creo que el asunto aquí es que resultados empresariales de empresas estratégicas con gran capacidad de arrastre están siendo decepcionando y que el sector caiga con fuerza. Estoy pensando por ejemplo en el sector automovilístico o en el sector bancario europeo. También en algunas empresas de recursos básicos. Tenemos que en algunos pilares en los que se ha apoyado la fuerte subida de las bolsas, ahora mismo han salido resultados empresariales en esos sectores que hacen que nos replanteemos todo. Además, la caída del dólar es un caldo de cultivo que ha generado esta corrección. En general en Estados Unidos creo que tenemos una temporada más o menos según lo previsto. A grandes rasgos más del 60% de las compañías batiendo previsiones con una caída de beneficios aproximadamente del 8,5%. Antes de la temporada se esperaba una caída del 10%, con lo que está siendo ligeramente mejor de lo esperada. En Europa destacaría que hay grandes empresas que están teniendo malos resultados y todo eso está provocando que todos los sectoriales estén cayendo. Me parece que esa es la razón principal que explique la corrección que estamos viendo.

Repsol es una de las que ha presentado resultados ha sido Repsol, cuyo beneficio ha estado por encima del esperado, también en relación a como ha ido el barril del petróleo, consolidándose por encima de 40 dólares. ¿Qué valoración hace de los resultados? ¿Puede ser Repsol una oportunidad?

Los resultados han sido buenos. Es muy importante para una empresa que presenta resultados cuál es el signo del día en el momento en el que presenta. Repsol ha tenido suerte de presentar unas cuentas positivas con el hecho de que el petróleo está subiendo con fuerza, fruto de los incendios de Alberta en Canadá que está reduciendo la producción de petróleo. Creo que en general han sido buenos y que el petróleo está acompañando mucho. Desde los mínimos anuales tenemos una subida muy importante y me parece que Repsol es un valor en el que es posible tener una pequeña parte de la cartera.

¿Qué previsiones podemos tener para los mercados con el dato de empleo que se publica mañana en Estados Unidos?

Creo que va a ser un dato bastante importante. Va a ser un dato que va a impactar en un dólar que en las últimas semanas está cayendo mucho. El dólar index ha tocado mínimos de 2015. Es decir, el dólar está en su momento más bajo del último año y medio. El dato de empleo de mañana, si queda por encima de lo esperado, va a tener un impacto claramente apreciativo para el dólar desde mi punto de vista. A través de las correlaciones va a tener un impulso importante en las bolsas. Eso además nos llega con unos datos macro que han sido bastante negativos, que han sido de menor importancia que los datos de empleo. Los datos macro de la economía americana han sido algo decepcionantes y nos llega también en el eterno debate de la Fed de cuándo va a subir los tipos de interés. El mercado tiene interiorizado que los tipos de interés no van a subirse hasta finales de año. Si mañana tenemos un dato contundente de creación de empleo es probable que esas expectativas se adelanten hacia el mes de septiembre y quién sabe si en junio. Creo que junio no puede descartarse por completo como fecha en la que se vayan a subir los tipos de interés y el mercado con el euro-dólar en el 1,16 tiene descartado por completo que se vayan a subir los tipos de interés en junio. El mercado está, en relación al euro-dólar más bajista sobre el dólar y creo que hay espacio para que esa expectativa se vaya adelantando y eso también podría tener un impacto en el dólar.

¿Qué niveles habría que manejar precisamente ahora mismo para el euro-dólar?

Siendo sinceros no esperaba verlo en el 1,16. A mí me ha sorprendido la verdad. Es la primera vez desde principios del 2015, que el euro-dólar aguanta varios días por encima del 1,14. No esperaba que ocurriese. Creo que el dólar se está depreciando principalmente por tres razones: Por los datos macro decepcionantes, por la ambigüedad de la FED y por lo que ocurrió con el Banco de Japón, que decepcionó a los mercados cuando decepcionó a los mercados. Yo, lo digo siempre, creo que en estos niveles el euro-dólar está condenado a depreciarse y me parece que en niveles de 1,14 o 1,15 tiene mucho más recorrido a la baja que al alza.

¿Dónde están ahora mismo sus recomendaciones dentro del mercado español o europeo?

Dentro de la bolsa española veo bastante interés en Sacyr. Veo muy interesantes las hoteleras, CIE Automotive, Ebro Foods. Con estos valores que he citado se puede componer una cartera equilibrada que nos permita batir al Ibex 35 claramente de aquí a finales de año.