CFA Institute, la Asociación Global de Profesionales de la Inversión, acoge con satisfacción la  publicación por la UE del paquete de medidas sobre pensiones personales, que incluye una propuesta de reglamento para un nuevo producto de pensiones paneuropeo (PEPP) y la concesión de un trato fiscal preferencial para el producto resultante que debería ser comparable a la exención concedida a los productos nacionales.

“La falta de incentivos fiscales apropiados, como la deducción de las cotizaciones y / o las plusvalías, ha constituido un obstáculo importante para la entrada de proveedores de pensiones y de los inversores”, señalan desde CFA ante las nuevas medidas respecto a estos productos publicadas por la Unión Europea (UE).

Así, la asociación acoge “favorablemente esta recomendación sobre el trato fiscal preferencial”. Y es que, explica, “l paquete de medidas sobre pensiones personales de la UE proporciona un producto paneuropeo que proporcionará a los consumidores opciones adicionales además de los regímenes nacionales existentes. Los proveedores disponibles incluyen bancos, compañías de seguros, proveedores de pensiones ocupacionales y gestoras de activos”.

Josina Kamerling, directora de asuntos regulatorios de CFA Institute, detalla que a partir de ahora “la Autoridad Europea de Seguros y Pensiones de Jubilación de la UE (EIOPA), autorizará a los proveedores que puedan vender a escala paneuropea. Esto garantizará la coherencia normativa, pero la EIOPA también debe desempeñar un papel en la convergencia de la supervisión entre los Estados miembros. Ello garantizará la portabilidad, una característica que CFA Institute ya puso de relieve en su informe ‘Un sistema de jubilación ideal’ como uno de los diez problemas clave que enfrenta la industria de pensiones, junto con el apoyo fiscal, la flexibilidad y la adecuada regulación”.

Vea tampoco: El mercado no encuentra el equilibrio y los soportes clave peligran

Concretamente, recuerda que en su respuesta a la consulta pública sobre un posible marco de pensiones personales de la UE, la asociación sugería “que las cuestiones que limitan el desarrollo de las pensiones personales a través de las fronteras son requisitos impositivos y reglamentarios diferentes, falta de portabilidad de las pensiones y falta de normalización de los productos de pensiones (y sus estructuras de costos asociadas). Los bajos niveles de alfabetización financiera agravan el problema”.

En su encuesta de 2015 sobre la Unión de Mercados de Capital de la UE, CFA Institute preguntó a sus miembros con sede en la UE si la introducción de un producto de pensiones europeo estandarizado sería necesario para fortalecer el mercado único de proveedores de pensiones. La mayoría de los encuestados miembros (59%) coincidieron en que es necesario un producto de pensiones europeo normalizado para reforzar el mercado único de la previsión de pensiones.

“CFA Institute también acoge con satisfacción el uso de un Documento de Información Clave (KID) para acompañar la venta de estos productos y facilitar la transparencia y la  comparabilidad de los inversores. Es importante destacar que el PEPP KID proporcionará información sobre rendimientos pasados que cubrirá los últimos cinco años, o todos los años en los que el sistema opera si es menor de cinco años. Este es un desarrollo significativo que ayudará a la toma de decisiones de inversión, y una mejora notable en el KID PRIIPS, que carece crucialmente de esa información", concluye la responsable de asuntos regulatorios de CFA Institute.

Vea también: Los inversores continúan sin confiar en la tendencia alcista