El nivel históricamente elevado de la inflación en la eurozona ha neutralizado prácticamente el efecto positivo derivado del levantamiento de las restricciones aplicadas durante la pandemia, según el dato preliminar del índice compuesto de gestores de compra (PMI), que ha bajado en junio a mínimos de 16 meses y sugiere un crecimiento del PIB de apenas el 0,2%, frente al 0,6% del primer trimestre.

En el mes de junio, el dato preliminar del PMI compuesto se ha situado en 51,9 puntos, frente a los 54,8 del mes anterior, lo que representa su peor lectura en 16 meses y la mayor desaceleración desde noviembre de 2008 si se dejan a un lado los meses de confinamiento por la pandemia.

En el caso del PMI del sector servicios, la lectura preliminar de junio se ha situado en 52,8 puntos desde los 56,1 de mayo, en mínimos de cinco meses, mientras que el PMI manufacturero se ha situado en su nivel más bajo en 22 meses, al pasar de los 54,6 puntos del mes de mayo a 52 en junio.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

"Los últimos datos señalan una tasa de crecimiento del PIB de tan solo el 0,2% al final del segundo trimestre, que equivale a una abrupta caída frente al 0,6% registrado al final del primer trimestre, y

es probable que la situación empeore en la segunda mitad del año", ha advertido Chris Williamson, economista jefe de S&P Global, quien ha apuntado a la paralización de los nuevos pedidos y la intensa bajada de la demanda de servicios, ya que los consumidores "andan escasos de dinero".

"El crecimiento económico de la zona euro muestra indicios de estar flaqueando a medida que el viento de cola de la demanda reprimida durante la pandemia ya está disipándose, tras haber sido neutralizado por el impacto del aumento del coste de vida y la caída de la

confianza empresarial y del consumidor", ha añadido.