El Rey Felipe VI ha defendido este jueves que "España no puede quedarse atrás" en la innovación para afrontar los retos y los desafíos de la sociedad actual.

Lo ha dicho en el acto de entrega del Premio José Manuel Lara a la ambición y el propósito empresarial de la Fundación Círculo de Economía durante la XXXVII Reunión Círculo de Economía, que tiene lugar hasta el viernes en el Hotel W Barcelona.

"No podemos relajarnos. Y el más mínimo riesgo ante esa posibilidad debe llevarnos a poner el máximo de energía, el máximo de voluntad y de conciencia, empresarial y social, para salir adelante e incluso aprovechar bien las ventajas que pueden generar nuestro talento, nuestro ingenio, nuestra apertura y nuestra vitalidad social que es tan solidaria", ha afirmado.

Felipe VI ha destacado que este mismo jueves por la mañana ha entregado en Barcelona los Premios Nacionales de Investigación y que los proyectos premiados tienen un efecto positivo en el mundo de la empresa y la sociedad en general porque "a través de la transferencia de tecnología y conocimiento, generan o provocan innovación y mejoran procesos o productos, en comportamientos y actitudes".

También ha puesto como ejemplo el encuentro de Cotec Europa en el que participó el miércoles en Braga (Portugal), donde se subrayó que "la cultura de innovación es más decisiva que nunca en todos los aspectos pero también en el empresarial".

"Hablamos de cómo la cultura en su amplio sentido antropológico, o las industrias culturales, son también relevantes para fomentar la innovación en el sector económico y contribuir a la competitividad de un país", ha argumentado.

El Rey ha apuntado que estas son cuestiones prioritarias que cree que se están abordando en la Reunió Cercle d'Economia para "dar respuestas a las exigencias actuales, buscando oportunidades y planteando soluciones a los desafíos" del contexto actual, ya que considera que requieren el esfuerzo y la colaboración de los ámbitos públicos y privados.

IDEAS Y ESPÍRITU EMPRENDEDOR

Además de la innovación, ha señalado la importancia de las ideas y las perspectivas que se exponen en el Círculo para hacer diagnósticos y propuestas para abordar los retos de futuro: "Que esto siga sucediendo, que el Cercle mantenga esta actividad decidida, y en un contexto de tantos cambios y tan acelerados, no solo es reconfortante y enriquecedor, sino necesario y sumamente productivo".

Ha advertido de que "el momento tan cambiante que vive el mundo" con la guerra de Ucrania y sus consecuencias geopolíticas económicas, que se suman a los efectos de la pandemia y los desafíos como la revolución tecnológica, el debate energético, el reto medioambiental o el futuro de Europa, obligan hacer una reflexión profunda y serena sobre el devenir de la sociedad.

El Rey también ha fijado el espíritu emprendedor como una de las claves ante el momento actual y que cree que ofrecen los empresarios "apoyando iniciativas que contribuyen a modernizar la economía y animando al emprendimiento", como considera que también hace la Fundación Princesa de Girona.

RECONOCIMIENTO A LOS PREMIADOS

El Rey, que ha afirmado que le hubiera gustado estar el miércoles en la inauguración de las jornadas del Círculo de Economía pero estaba en Portugal, ha dado la enhorabuena a los premiados porque, a su juicio, este reconocimiento va más allá de sus proyectos y se vincula con los valores con los que se creó este galardón, como la "motivación, la determinación, la iniciativa y la responsabilidad social corporativa" que beneficia a la sociedad española.

También ha dedicado un recuerdo para José Manuel Lara porque estos premios "en su honor son un estímulo para fomentar un espíritu empresarial constructivo y comprometido", y ha reivindicado que las ideas, la innovación y el espíritu emprendedor son las cualidades que han identificado al Círculo de Economía en sus 60 años de historia.