Las acciones de Credit Suisse, el segundo mayor banco de Suiza, cotizaban este lunes con caídas cercanas al 2% que reducían el precio de sus acciones a mínimos desde finales de enero, ligeramente por encima de los 8 francos suizos por título, tras la filtración publicada este fin de semana relativa a miles de cuentas de clientes de alto riesgo y que ya ha sido rechazada por el banco.

En relación con la investigación denominada 'Suisse Secrets', publicada por 48 medios de comunicación de 39 países de todo el mundo, incluidos 'InfoLibre' en España, así como el estadounidense 'The New York Times' o el británico 'The Guardian', la entidad suiza ha rechazado enérgicamente "las acusaciones e insinuaciones" sobre las supuestas prácticas comerciales del banco.

En este sentido, Credit Suisse ha explicado que el 90% de las cuentas revisadas están cerradas actualmente o estaban en proceso de cierre antes de recibir las consultas de la prensa, de las cuales más del 60% se cerraron antes de 2015, mientras que ha asegurado que seguirá analizando y tomando medidas adicionales si es necesario.

"Estas acusaciones de los medios parecen ser un esfuerzo concertado para desacreditar no solo al banco sino al mercado financiero suizo en su conjunto, que ha experimentado cambios significativos en los últimos años", ha afirmado el banco helvético en un comunicado.

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

Credit Suisse cerró el ejercicio 2021 con pérdidas de 1.572 millones de francos suizos (1.489 millones de euros), en contraste con el beneficio de 2.669 millones de francos (2.528 millones de euros) contabilizado por la entidad un año antes, después del impacto adverso extraordinario asumido en relación con el fondo Archegos, así como por provisiones legales.

Los ingresos netos de Credit Suisse en el conjunto del pasado ejercicio sumaron 22.696 millones de francos suizos (21.493 millones de euros), un 1,4% más que en 2020. Asimismo, las provisiones para cubrir el riesgo de crédito alcanzaron 4.205 millones de francos (3.982 millones de euros), frente a 1.096 millones de francos (1.038 millones de euros) en 2020.

En el cuarto trimestre, la entidad helvética registró pérdidas de 2.007 millones de francos suizos (1.900 millones de euros) , frente al resultado negativo de 353 millones de francos suizos (334 millones de euros) registrado en el mismo periodo de 2020, mientras que los ingresos del banco sumaron 4.582 millones de francos (4.339 millones de euros), un 12,2% menos.

Las acciones de Credit Suisse cedían un 1,71% a media sesión y cotizaban en 8,14 francos suizos.