Tubacex obtuvo un beneficio neto positivo de 3,3 millones de euros hasta septiembre, lo que supone una caída del 76,4% con respecto a los 14,1 millones ganados en los nueve primeros meses del año pasado. 

Sus ventas en los nueve primeros meses del año han ascendido a 366,2M €, lo que representa un 11,7% menos que en el mismo periodo de 2015, en un entorno de crisis global que afecta especialmente al sector del petróleo. El resultado bruto de explotación (EBITDA) ha sido de 30,4M €, un 27,2% inferior. Sin embargo, el EBITDA del tercer trimestre ha crecido un 29,6% hasta situarse en 10,5M €, lo que supone el tercer trimestre consecutivo de mejora de margen y la vuelta al doble dígito tras cuatro trimestres por debajo. Solo el margen EBITDA del tercer trimestre se sitúa en 10,1%, el más alto del último año. 

Según Jesús Esmorís, consejero delegado de TUBACEX, “estamos trabajando en tres vías fundamentales: la mejora del mix de producto, las mejoras operacionales y de gestión, y el ajuste de costes al nuevo nivel de ventas, considerando que éstas que encuentran un 30% por debajo del mercado antes de la crisis”.

El ratio de deuda financiera neta sobre EBITDA se sitúa en 5,9x de manera coyuntural como consecuencia de la adquisición el año pasado de dos compañías estratégicas en Italia e India. A pesar de ello, TUBACEX mantiene su previsión de reducir este ratio hasta situarlo en el objetivo estratégico de 3x en el ejercicio 2017. “Estamos acelerando nuestras inversiones estratégicas porque creemos en el potencial de crecimiento futuro de nuestros resultados”, ha declarado Esmorís.