Con la economía estadounidense cerca del pleno empleo, con un crecimiento apoyado por la demanda interna si Donald Trump lleva a cabo su programa de estímulo fiscal, se espera un aumento de la tasa de crecimiento económico de EE.UU. y el consiguiente aumento en los tipos de interés. En Europa, aunque eclipsada por los riesgos políticos, la recuperación muestra signos de cierta estabilidad.
 
Además, creemos que la estabilización de los países emergentes contribuirá positivamente al crecimiento en los países desarrollados. Ante este escenario, estamos asistiendo a una presión sobre los costes de financiación de las empresas, tanto en EE.UU. y en Europa.
 
¿Cuáles serán las compañías ganadoras este año? Las empresas expuestas positivamente al ciclo de subida de los tipos de interés, las compañías cíclicas con perspectivas de crecimiento y resultados robustos y menos endeudadas podrán ser las más beneficiadas durante 2017. Por otra parte, las empresas con altas deudas, en especial, el sector de servicios públicos, puede registrar un bajo rendimiento este año.
 
En Europa, compañías como Inditex, Grupo Airbus o ASML Holding destacan con los ratios de deuda totales más bajos y con grandes expectativas de crecimiento de sus resultados, por encima de los 2 dígitos. Mientras que el sector bancario europeo puede continuar bajo presión, podemos encontrar algunas excepciones, como es el caso de Banco Santander, cuya exposición a América Latina y el “ratio Texas” más bajo entre sus comparables españoles, puede significar que no será tan perjudicado por el peso de los préstamos morosos o tóxicos y, en consecuencia, podremos ver la recuperación del título.
 
Dentro del mercado español, nos gustan especialmente dos valores:
 
Santander

 
2016 se volvió a ser un año muy difícil para la banca europea. En este periodo, Banco Santander dio a conocer una caída de los ingresos, sin embargo, mostró mejoras sustanciales en otros indicadores, tales como los ingresos de explotación y las ganancias por acción.
 
En caso de ver una recuperación/estabilización de la economía brasileña, junto con las expectativas de algún crecimiento en la concesión de crédito en España, podremos ver un aumento de los resultados en 2017. Por otro lado, la exposición a América Latina (cerca de 42% de los ingresos), especialmente a Brasil (25%) podría compensar las incertidumbres relacionadas con el Brexit. Creemos, además, que Banco Santander no está tan expuesto a la cuestión sobre las cláusulas suelo de las hipotecas.
 
No hay que olvidar, que el banco presenta uno de los ratios Texas más bajos, situado en niveles de 39 frente al nivel de 58 registrado por sus homólogos españoles. La entidad cuenta además con los menores ratios de activos tóxicos (4 frente al ratio de 8 que presenta la competencia en España) así como un mayor ratio de cobertura (72% frente al 50% de media).
 
El valor, al negociar en el extremo inferior del canal ascendente, vigente desde mediados de 2016, y por encima de las medias a largo plazo, las caídas de precio observadas han demostrado ser correctivas. Aunque los osciladores apuntan a la pérdida de impulso, creemos que la zona de los 5,70 euros se puede, lo que implica un potencial de subida de alrededor del 11% en comparación con los precios actuales.
 
Inditex
 
Después de haber subido alrededor de un 35% en los últimos dos años, Inditex sigue siendo un valor fuerte. Su negocio sigue creciendo, los ingresos aumentaron un 15% en 2016. Para los próximos 12 meses, los analistas esperan que las tasas de crecimiento de sus resultados se mantengan fuertes. Además, Inditex tiene uno de los ratios de deuda más bajos entre las empresas de referencia europea. Sin duda, creemos que la estrategia de expansión de ventas online de Inditex así como la eficacia de la gestión, podrá seguir apoyando a la empresa y la mantendrá como un valor altamente competitivo y resistente.
 
Desde el punto de vista técnico, al negociar cerca del extremo inferior del rango de consolidación, en el que ha estado negociando desde mediados de 2016, el precio oscila alrededor de la media a largo plazo de 200 días. Un primer precio objetivo podría situarse en los 33 euros, lo que representa un potencial de crecimiento del 6,50% sobre el precio actual.
 
Banco Popular y Endesa, las compañías con peores perspectivas para este año:
 
Banco Popular
 
Con una actividad esencial en la Península Ibérica, Banco Popular está expuesto a la política monetaria europea y al crecimiento económico en los países del sur. Al mismo tiempo, el banco está sustancialmente expuesto a los préstamos morosos, con un ratio de Texas de 109,70, el más alto entre sus homólogos españoles y el más grande entre la mayoría de sus homólogos europeos, y una relación de préstamos morosos/ préstamos totales (18,79%) entre los más altos, sólo superado por el Eurobank griego y el italiano Unicredit.
 
Más recientemente, la fuerte caída del ratio de CET1 al 8,2% debido al aumento de las provisiones y la cobertura de activos morosos por debajo del 50% plantean cuestiones acerca de lo que va a seguir, que creemos que es un nuevo aumento de capital o una tasa de desapalancamiento más agresivo. En este escenario, el saldo de capital centra la atención, elevando la prima de riesgo de la firma.
 
En una gran corrección desde 2014, las subidas observadas en el precio de las acciones han demostrado ser temporales. Por lo tanto, en este escenario, es posible que el precio de Popular vuelva a visitar el mínimo de 2016 en niveles de 0,77, lo que implica una nueva corrección de alrededor de 8%.
 
Endesa
 

El sector de servicios públicos europeos ha tenido un bajo rendimiento en comparación con otros sectores, especialmente después de la victoria de Donald Trump como presidente de Estados Unidos. Las expectativas de aumento de los tipos de interés en EE.UU. y el consiguiente contagio, ha contribuido al aumento general de los costes de financiación, penalizando a las empresas más endeudadas y/o a las acciones con alta rentabilidad por dividendo.
 
Los bajos niveles de valoración junto con el elevado pago de altos dividendos aumentan los temores de que Endesa deba reducir los ratios de payout. Con un payout del 100% y con un negocio que se concentra por completo en España y Portugal después de haber vendido en 2014 los activos en América Latina, las perspectivas de crecimiento de los resultados pueden ser modestos, teniendo en cuenta el entorno de bajo crecimiento económico observado en Europa.
 
Endesa, que negocia cerca del pico de 2016, en la zona de 21 euros, puede contener mayores avances dado a una posible condición de sobrecompra. La media móvil de 52 semanas pueden proporcionar algún soporte para una posible corrección, lo que implica una corrección de alrededor del 7% de los niveles actuales.