MADRID, 08 JUL. (Bolsamania.com/BMS) .-
El centro de investigaciones Gotham City Research acuso en un informe del pasado mes de abril a la compañía británica Quindell de llevar a cabo prácticas similares a las de Gowex, empresa española sobre la que el mismo centro dijo que sus títulos no tenían ningún valor y que el 90% de los beneficios que declaraba la firma eran falsos, según ha informado este martes el rotativo 'The Times'.

Según un informe de Gotham City, que provocó que las acciones del grupo cayesen un 40%, Quindell es "un club de campo construido con arena". El centro de investigaciones señaló en el estudio que entre el 42% y el 80% de los beneficios eran sospechosos al no cuadrar con los resultados totales con cada una de las partes.

Además, el informe reflejaba que una cuarta parte de los ingresos de Quindell en 2009 y 2010 procedieron de Clickus4.com, firma vinculada al consejero delegado de la compañía, Robert Terry. Así como que un un 41% de los ingresos de 2011 se obtuvieron de una parte cuyo nombre no se ha descubierto pero que está relacionada con uno de los directivos del grupo británico.

Otro de los aspectos que más atacó el informe es que su principal cliente en servicios telemáticos es la propia firma a través de las filiales Himex e Ingine, con las que cerraron un 61% de las operaciones en esta materia. Asimismo, entre el 80% y el 99% del balance de Himex presentaba "serias deficiencias". Gotham City concluyó que la filial mintió sobre sus resultados y que su funcionamiento respondía al 'esquema Ponzi'.

El centro de investigaciones que ha provocado el derrumbe de Gowex también señaló que los cobros representaban entre el 86% y 231% de los ingresos entre 2011 y 2013, mientras que los ingresos por diferido no superaban el 2% de los mismos.

Mientras, casi la totalidad de los 11 millones de libras que invirtió Terry se destinaron a la construcción del club de campo de la firma. El informe también informó de que Quindell no tiene ningún flujo de caja y de que realizó tres auditorías en tres años después de 2011.

Así, el informe indica que el grupo no consiguió explicar a la Comisión Parlamentaria de Transportes la forma en la que se había ajustado a la reforma sobre prohibición de remisión de tasas, hecho por el que la institución parlamentaria decidió abrir una investigación para dilucidar si la empresa dirigida por Terry, que ha rechazado responder preguntas, habría esquivado la nueva normativa.

G.D.