CaixaBank cerró el 2014 con un beneficio neto de 620 millones, lo que supone un alza del 23.2% frente al anterior ejercicio.



Caixbank destinó a dotaciones 2.084 millones , un 48,4% menos que un año antes. También redujo sus gastos recurrentes y mejoró todos sus márgenes.

Los recursos de clientes crecieron un 5,2% y sumaban 271.758 millones a fecha de 31 de diciembre.

El crédito a clientes aumentó un 1,4% el cuarto trimestre, aunque en el conjunto del año disminuyó. En cuanto a la tasa de morosidad, se situó en 9,7%, por debajo de la media del sector (12,8% en noviembre), con una cobertura del 55%.

El negocio bancario y de seguros de CaixaBank ha aportado 1.514 millones de euros al resultado de 2014, mientras que la contribución de las participadas ha ascendido a 227 millones.

La actividad inmobiliaria generó unas pérdidas netas de 1.148 millones de euros.

El crédito gestionado por la actividad inmobiliaria de CaixaBank ascendía a cierre de 2014 a 8.890 millones, lo que supone un descenso del 31% con respecto al año anterior. En ese sector, el índice de morosidad se sitúa en el 58,7%, con una ratio de cobertura del 56%.

Con 13,4 millones de clientes y 5.251 oficinas, CaixaBank se mantiene en 2014 como la entidad líder del mercado español, con una cuota de penetración de particulares que alcanza el 27,6%, un porcentaje que previsiblemente mejorará este año tras formalizar la compra del negocio de Barclays en España.

El margen de intereses se situó en 4.155 millones, un 5,1% más; el margen bruto, en 6.940 millones, un 9% más, y el margen de explotación alcanzó 3.167 millones, el doble que hace un año (un 100,5% más).

En cuanto a la solvencia, el capital de máxima calidad de CaixaBank suponía el 13,1% (12,3%, si se aplica al completo la normativa de Basilea III que deberá entrar en vigor en 2018), mientras que contaba con una liquidez de 56.665 millones.

resultados caixa