Durante la conferencia del sector financiero que Morgan Stanley organiza cada año en Londres, Carlos Torres, consejero delegado de BBVA, señaló que un 60% de los beneficios que la entidad prevé obtener de sus filiales en México y Turquía durante este año 2017, estaría totalmente protegido ante una potencial devaluación del peso y de la lira. 
 
BBVA prevé que aunque en México la divisa haya sufrido desde la elección de Donald Trump, su filial Bancomer alcance este ejercicio un incremento de beneficios cercano al 10%, calculado en euros. Sin embargo, en Turquía donde la entidad está en proceso de elevar diez puntos, hasta el 49,85%, prevé en 2017 un incremento de la actividad crediticia superior al 10%.

Torres destacó también en dicha conferencia que las coberturas del riesgo de divisas protegen un 60% del beneficio neto que BBVA prevé para este año. Se trata de un nivel superior al porcentaje entre el 30% y 50% de los beneficios en economías emergentes que la entidad suele tener asegurados ante una hipotética variación de las monedas.

El banco también ha suscrito derivados para cubrir el efecto en su ratio de capital de una potencial depreciación de las monedas en esos mercados. Carlos Torres, señaló que gracias a esas mismas coberturas, una caída del 10% en la lira turca solo supondría un descenso de 2 puntos básicos en la ratio de capital. No obstante, en el caso del peso mexicano, si se produjera una devaluación similar apenas impactaría en 1 punto básico a la posición de solvencia. El ejecutivo de la entidad también manifestó que las filiales del banco en mercados emergentes como estos son realmente “resistentes pese a un entorno difícil” y que al final del año 2016, esa ratio del banco se situaba en el 10,75% cerca de su objetivo del 11%.

Respecto a España, el consejero delegado de BBVA señaló que el principal motor de los resultados de 2017, será sin duda la reducción de los costes. Además de que la entidad prevé alcanzar una disminución alrededor del 5% de los gastos operativos en su mercado doméstico, por encima de la rebaja del 2,4% obtenida en el último trimestre del pasado año, gracias a las sinergias por la integración de CatalunyaCaixa.