Banco Sabadell ganó un beneficio neto atribuido de 646,9 millones de euros hasta septiembre, lo que supone un incremento del 11,6% con respecto al mismo periodo de 2015.
 
El margen de intereses de la entidad se ha incrementado en un 29%, alcanzando 2.890,8 millones de euros (+5,9% exTSB). Si excluimos TSB, crece un 5,9% interanual. Mientras que el ratio de capital Common Equity Tier  1 fully loaded cierra septiembre alcanzando el 12%. El margen bruto se mantiene de forma estable con 4.273 millones de euros y el margen de dotaciones cae un 18%.


La estabilidad de los resultados “empapa” este tercer trimestre del año. La solidez de los resultados antes de impuestos se ha incrementado hasta los 320,1 millones de euros en tres meses, lo que supone un incremento del 41,5%.

Las comisiones de la entidad apuntan un crecimiento del 8,9% en doce meses, debido a una favorable evolución de la gestión de activos, según ha informado la entidad bancaria.

Se ha reducido en 634,4 millones de euros los activos problemáticos, récord en la reducción trimestral de la compañía. El saldo de dudosos se sitúa en 10.158 millones de euros y el volumen de los activos problemáticos se ha reducido hasta los 19.265,1 millones de euros. También decreciente, el ratio de morosidad, que sigue bajando por una senda del 6,6%. En menos de tres años se ha reducido a la mitad.

Las provisiones hasta septiembre se han reducido un 43% hasta 1.113,5 millones de euros, lo que supone una reducción del 43% con respecto al año pasado.
Los resultados por ROF suman un total de 556,7 millones de euros e incluyen, entre otros, 378,7 millones de euros por venta de activos financieros disponibles para la venta de renta fija, según ha comunicado la compañía. El volumen de crédito vivo ha aumentado un 2,1% hasta septiembre y la compañía cierra el mes con un saldo de 137.856,4 millones de euros.