Las acciones estadounidenses subieron el miércoles por tercer día consecutivo, alcanzando nuevos máximos para el 2009, en una escalada generalizada luego que cifras económicas sugirieran una recuperación mundial más fuerte de la esperada.
Las empresas de energía y manufacturas estuvieron entre las beneficiadas por las cifras que indican una mejoría en la demanda industrial, y por la debilidad del dólar, lo que hace a las exportaciones estadounidenses más competitivas en los mercados mundiales.

Las acciones de las empresas multinacionales subieron, incluidas las de General Electric, que aumentaron un 6,3 por ciento a 17 dólares, mientras que las acciones de Exxon Mobil ganaron un 1,2 por ciento a 70,34 dólares.

Las acciones de las empresas financieras también estuvieron entre las grandes ganadoras, con un aumento del 3,4 por ciento en el índice de financieras del S&P

La producción industrial estadounidense avanzó en agosto por segundo mes consecutivo, mientras que un informe del gobierno mostró una caída mayor a la esperada en los inventarios de crudo durante la semana pasada, lo que indica una mayor demanda.

Las cifras económicas se sumaron al optimismo sobre una recuperación, un día después que el presidente de la Reserva Federal Ben Bernanke dijera que "era muy probable" que la recesión hubiera terminado. "Este es un estímulo para la recuperación. Esto es lo que estábamos buscando", dijo Jack Ablin, presidente de inversiones de Harris Private Bank.

El promedio industrial Dow Jones ganó 108,30 puntos, o un 1,12 por ciento, a 9.791,71. El índice Standard & Poor's 500 subió 16,13 puntos, o un 1,53 por ciento, a 1.068,76. El índice Nasdaq Composite aumentó 30,51 puntos, o un 1,45 por ciento, a 2.133,15.

En tanto, el dólar cayó a cerca de un mínimo de un año frente a una canasta de monedas.

También se sumó al tono positivo la última señal de que la actividad de fusiones y adquisiciones estaba tomando impulso.