El mercado americano abre achantado por el riesgo soberano europeo. La debacle crediticia de la periferia europea amenaza con sabotear los mercados internacionales y los inversores huyen del riesgo, haciendo caso omiso la la caída de la inflación o el aumento de la producción americana. El Dow Jones cede un 1,07% hasta los 11.966 puntos, el Nasdaq un 1,03% y el S&P 500 un 1,14%. En el mercado de divisas el euro se mantiene con debilidad en los 1,35 dólares y, en el de materias primas, el crudo cae hasta los 110,51 dólares.


Los inversores americanos ya no se fían de la fortaleza de Wall Street. Los índices abren con caídas superiores al punto porcentual y, en el caso del Dow Jones, perdiendo la cota psicológica de los 12.000 puntos, todo por culpa de Europa y la deuda soberana periférica. Los Spreads de los bonos periféricos no se relajan y el miedo a que la economía americana se resienta por ende, puede más.

Y todo a pesar de que la inflación estadounidense, como ya adelantara Ben Bernanke, se ha relajado. El IPC cayó una décima en octubre en términos intermensuales hasta el 3,5%, el primer descenso en cuatro meses.

Además, la producción industrial de EE.UU. creció un 0,7% en octubre, por encima de las expectativas que predecían un aumento del 0,4%.

En el apartado empresarial, Dell cede un 1,86% después de presentar unos ingresos trimestrales por debajo de las estimaciones. Además, advirtió que los ingresos podrían ser afectados por la escasez de la industria de los discos duros.

Peabody Energy adquirió el 90% de Australia, Macarthur Coal, despejando el camino hacia la OPA. La acción cede un 0,75%.

Starbucks lidia con mayores costos, subieron los precios de algunas bebidas en varios mercados importantes. El valor cae un 0,57%.

Apple reforzó su consejo de administración después de la muerte de Steve Jobs, con el nombramiento de un nuevo miembro en su junta directiva, el presidente ejecutivo de Walt Disney, Bob Iger. Apple sube un 0,37%.

Citigroup planea recortar hasta 900 empleos de su división de banca y valores para hacer frente a turbulencias en los mercados de capital y deuda. Estos recortes no convencen a los inversores y el banco cede un 1,14%.