El mercado estadounidense intenta de nuevo recuperarse del varapalo que ayer llevó a los principales índices de Wall Street a cerrar con caídas superiores al punto porcentual. Hoy en la pre-apertura el S&P 500 recupera un 0,27% de valor, el Nasadaq un 0,32% y el Dow Jones un 0,33% cotizando en los 14.600 enteros. En el mercado de divisas, el euro-dólar aguanta por encima de 1,30 dólares y, en el de materias primas, el oro levanta cabeza y se coloca al borde de recuperar los 1.400 dólares la onza.

El mercado estadounidense se carga de volatilidad en una semana negra para el país, en la que ha sido asolado por los atentados de Boston y el incendio en una fábrica de Texas. Las dudas ayer llevaron al S&P 500 nuevamente a cerrar en zona de soporte, 1.550 puntos. No obstante, la teoría nos dice que, cuantas más visitas realice a este nivel, más fiabilidad como soporte gana. Jorge del Canto, analista independiente, contempla que “el S&P 500 experimente una caída de un 3-4% adicional antes de subir, pero la tendencia es claramente alcista”.

El interés, esta jornada se centra, una vez más, en los resultados empresariales. Este jueves rendirán cuentas antes de la apertura Morgan Stanley, PepsiCo y Verizon, mientras que IBM, Google y Microsoft lo harán al cierre.

En materia económica, el gobierno dará a conocer los datos semanales de solicitudes iniciales de desempleo

Las acciones estadounidenses cerraron a la baja el miércoles, después de que los decepcionantes resultados empresariales provocaran una amplia ola de ventas encabezadas por Bank of America, que perdió un 4,72% de valor. Hoy en la preapertura rebota un 0,51%.

Las acciones de American Express cayeron en las operaciones posteriores al cierre del miércoles, luego que los proveedor de tarjetas de crédito reportaran ingresos trimestrales por debajo de las expectativas.

Las acciones de eBay también cayeron después de publicar unas perspectivas para el segundo trimestre débiles.

Apple rebota un 1,13% y recupera los 400 dólares, después de perder este nivel ayer y caer a mínimos de 2011. En lo que va de año Apple se ha desvalorizado en un 25% y desde septiembre, cuando presentó el iPhone 5, un 45%.