Sólo el Dow Jones ha aguado una jornada que se esperaba positiva para Wall Street gracias a los resultados de algunas compañías minoristas como Home Depot o Best Buy. Aunque los tres índices han estado en positivo casi toda la sesión, en los últimos compases el Dow Jones ha cerrado con una caída del 0,05%, truncando así la posibilidad de poner fin a una racha de cuatro sesiones en negativo en la bolsa estdounidense. El S&P 500 cierra con una subida del 0,38% y el Nasdaq acaba con alzas del 0,68%. Finalmente ha sido una sesión de transición ante la gran cita de la semana, la publicación de las actas del FOMC.
La jornada parecía tranquila y animada por la publicación de las cuentas de algunas empresas de comercio minorista. Con independencia de los resultados, todas han experimentado un aumento de las ventas comparables, es decir, las de las tiendas que llevan abiertas al menos un año. De hecho. Best Buy se ha disparado en bolsa y ha cerrado con una subida del 13%. (Ver noticia)

Por el contrario, las acciones de Barnes & Noble se han desplomado en bolsa después de que su fundador haya decidido no seguir adelante con la compra del negocio minorista tras conocerse que la cadena de librerías ha aumentado las pérdidas en el segundo trimestre del año. (Ver noticia)

La sesión no contaba con muchas referencias y los inversores siguen pendientes de la gran cita de la semana, la publicación de las actas de la última reunión del FOMC (Comité del Mercado Abierto) de la Autoridad Monetaria, en busca de cualquier indicio sobre la agenda que maneja Ben Bernanke y su equipo para comenzar con el tapering. (Ver noticia)

Hay que recordar que el último comunicado de la Reserva Federal fue más dovish de lo esperado y que el mercado estadounidense alcanzó sus máximos históricos en los días posteriores. Muy pendientes, por tanto, a lo que pueda pasar mañana.

También importante, aunque se vislumbra menos impactante, el jueves se celebra la reunión anual en Jackson Hole, aunque por lo que parece poco podrá esperarse ya que este año algunos pesos pesados como Bernanke o Mario Draghi han decidido no acudir. (Ver noticia).

En este contexto, seguimos pendientes de la evolución de la rentabilidad del treasury, que se aleja un poco de los niveles alcanzados el lunes, pero que sigue en máximos de dos años. En estos momentos cae un 2,4% y cotiza en 2,814. La búsqueda de activos seguros ante el incipiente tapering lo convierte en un activo muy deseado por los inversores.

También sube el oro,  un 0,4% hasta alcanzar los 1.371 dólares la onza. En esa misma línea el euro, que se aprecia con respecto al dólar hasta situar al EURUSD en el nivel de 1,3422.

En los últimos compases de la sesión, el petróleo ha profundizado su caída y cierra con descensos de más del  2% y deja el barril de crudo en 104,92 dólares.