Parece que la semana empieza bien para la principal bolsa del mundo. Poco después de la apertura, el Dow Jones subía un +0,19%, el Nasdaq un +0,11% y el S&P un +0,28%. Estas alzas son impulsadas por la negativa de varios bancos centrales de aumentar las tasas de interés y por los datos macro de las últimas jornadas.
Wall Street abre en verde después de que el viernes resgistrara los máximos de todo el año. Entre las compañías que subieron la última jornada de la semana pasada en Nueva York se encontraban las financieras, que hoy han seguido con la estela de los aumentos y ya tiraban hacia arriba en la apertura. Por ejemplo, Bank of America subía un +1,72% o JP Morgan un 1,08%. La visión positiva inversora sobre estas compañías hoy aumentaba después de que los banqueros centrales de varios países se abstuvieran de entregar señales de que elevarán las tasas de interés cuando se estabilice la economía.

Siguiendo con el sector financiero, la venta de los activos de la quebrada Guaranty Financial Bank a la filial estadounidense de BBVA da señales de que los bancos extranjeros pueden tener éxito en las subastas de las entidades de EE.UU. que quiebren. Así pues, entre los bancos extranjeros con presencia en Norteamérica que están interesados en hacerse con bancos estadounidense en quiebra se encuentran el francés BNP Paribas SA a través de su filial en San Francisco, Bank of the West; Toronto-Dominion Bank, a través de su filial en Maine, TD Bank, y la holandesa Rabobank. Al igual que las acciones de BBVA que subían hoy un +3,47%, Toronto-Dominion Bank también ve como sus títulos mejoran un +0,17% en bolsa ante su interés por la adquisición de bancos en EE.UU..

En el apartado empresarial, también la editorial de Reader's Digest presentó oficialmente la solicitud de protección bajo el Capítulo 11 de la ley de quiebras de EE.UU., como parte de un plan de reestructuración. Esta solicitud de protección por bancarrota representa otro fracaso como resultado de la ola de compras apalancadas en años previos a la crisis crediticia.

Pero, la noticia corporativa reina de la jornada ha sido la de que Procter & Gamble podría vender sus operaciones de medicamentos con receta por 3.000 millones de dólares a Warner Chilcott. Poco después de la apertura de Wall Street el mayor anunciante del mundo subía un 0,34% mientras que, Warner Chilcott subía vertiginosamente un +24,03%.

En el sector automovilístico, parece que a Magna se le complican las cosas para que General Motors acceda finalmente a vender sus filial Opel y es que este fin de semana el directorio de la americana no respaldó la propuesta de la canadiense, por lo que sigue sin cerrarse esta venta, lo cual, no beneficia a la cotización bursátil de GGm que hoy caía un más de un -5%.

Continuando con la publicación de referencias macroeconómicas, hoy la Fed de Chicago ha publicado el índice de actividad nacional de EE.UU. se ha conocido mostró en julio una mejora generalizada, ayudado por las cifras más positivas sobre la producción en casi un año. En concreto, el Índice de Actividad Nacional (NAI) ascendió a -0,74 en julio frente a -1,82 en junio, mientra que el promedio variable de tres meses aumentó a -1,69 frente a -2,18 de junio, su sexto incremento consecutivo y la cifra más alta desde agosto del 2008.

Pese a este buen dato macro, el viernes conocimos que el Gobierno de Barack Obama ha elevado su proyección para el déficit presupuestario de 10 años a 9 billones de dólares, lo que conlleva 2 billones más que la proyección previa. Por lo tanto, el déficit del 2009 se ubicará alrededor del 11,2% del producto interno bruto.

Todo esto en una jornada en la que le dólar registraba ligeras alzas, pero todavía habrá que esperar para ver si la subida de la monea norteamericana es por unos sólidos datos en EE.UU. o por la aversión al riesgo.