Las acciones estadounidenses bajaron el jueves, después de una caída mayor a la esperada de las nóminas no agrícolas de junio, que apuntaron a que las expectativas de una recuperación económica rápida pueden ser prematuras. El promedio industrial Dow Jones perdió 223,32 puntos, o un 2,63 por ciento, a 8.280,74 unidades. 
Por su parte, el índice Standard & Poor's 500 .SPX bajó 26,87 puntos, o un 2,91 por ciento, a 896,46 unidades, mientras que el índice tecnológico Nasdaq Composite .IXIC retrocedió 49,2 puntos, o un 2,67 por ciento, a 1.796,52 unidades. 

La sesión de este jueves, que se alargó quince minutos más de lo habitual por problemas en los sistemas informáticos del parqué neoyorquino, hizo que Wall Street se asentara en el terreno negativo y que dejara atrás las ganancias generalizadas con las que, en la jornada anterior, había abierto el segundo semestre del año.

Los inversores se dejaron llevar por el pesimismo acerca de la recuperación de la economía estadounidense, después de que el departamento de Trabajo de Estados Unidos divulgase que el índice de desempleo en el país alcanza ya el 9,5% tras destruirse 467.000 puestos en junio.

Tampoco infundió ánimo en el mercado bursátil el hecho de que los pedidos de bienes a las fábricas de Estados Unidos aumentaran el 1,2% en mayo, el mayor aumento en casi un año, pero inferior al previsto por los analistas.