Los principales índices de acciones en Estados Unidos concluyeron la sesión del miércoles con pérdidas, aunque muy por encima de sus mínimos de la sesión, presionados por cifras sobre el empleo y el sector de los servicios que sugieren que la recuperación de la economía tal vez tome más tiempo de lo que esperaban algunos inversionistas.
El Promedio Industrial Dow Jones cayó 39 puntos a 9281 a pesar de Alcoa, que ganó el 3,7% a 13,28 dólares; American Express, que avanzó el 5,75% a 30,36 dólares; Bank of America que sumó el 6,5% a 16,66 dólares y JP Morgan que sumó el 3,9% a 41,78 dólares.

El índice S&P 500 bajó 2,96 a 1002,7 y el Índice Compuesto Nasdaq cedió 18,26 a 1993.

También dentro del Dow, las acciones de Procter & Gamble cayeron un 2,8% a US$53,91. La compañía de productos de consumo informó que registró una ganancia neta de 2.470 millones de dólares, u 80 centavos por acción, en el cuarto trimestre de su año fiscal, una baja del 18% frente al beneficio de 3.020 millones de dólares, o 92 centavos por acción, del mismo período del año previo.

Dentro del sector financiero, las acciones de American International Group ascendieron el 62,72% a 22 dólares y registraron la mayor alza dentro del S&P en medio de la especulación en anticipo al anuncio de resultados trimestrales programado para el viernes.

Los inversionistas esperan que resultados mejores que los proyectados y otros factores positivos, incluida la posible venta de su filial de arrendamiento de aviones ILFC, un canje de acciones por deuda con el Gobierno y las posiciones al descubierto, contribuyan a las alzas.

CIT Group ganó el 37,6% a 1,39 dólares tras anunciar una mejora en los términos para recomprar 1.000 millones de dólares en bonos con fecha de vencimiento este mes a un precio de descuento en momentos en que batalla por reestructurar su deuda fuera de la corte.

En el frente económico, el Departamento de Comercio informó que los pedidos de fábricas en Estados Unidos aumentaron en junio por tercer mes consecutivo, lo que constituye una nueva señal de que el sector manufacturero está encaminado hacia una recuperación. Los pedidos de bienes manufactureros crecieron un 0,4% en junio, después de aumentar un 1,1% en mayo

Sin embargo, un indicador publicado por Automatic Data Processing Inc., o ADP, y Macroeconomic Advisers proyectó que las nóminas de empleos no agrícolas en el sector privado de Estados Unidos disminuyeron en 371.000 durante julio. Esto se compara con la merma de 350.000 proyectada por los economistas, según un sondeo de Dow Jones Newswires.

Por otra parte, el Instituto de Gestión de Suministros, o ISM, informó que su índice compuesto de actividad en el sector no manufacturero -conformado en su mayoría por compañías relacionadas con los servicios- se situó en 46,4, respecto a la lectura de 47,0 en junio y 44,0 en mayo, lo que indica que el ritmo de la contracción en esta parte de la economía aumentó levemente en relación con el mes anterior. Los economistas habían proyectado, en promedio, una lectura de 48,2.

"El mercado ha estado aprovechando esta ola de optimismo a medida que la gente espera una recuperación en el segundo semestre", afirma Peter Boockvar, director de negociaciones de la firma Miller Tabak. "Pero ambos informes publicados hoy representaron una dosis de realidad, y muestran que este proceso camino hacia la recuperación va a ser lento".

El estratega Phil Guarco, de JPMorgan Private Bank, señala que su firma ha estado poniendo a trabajar más dinero de sus clientes tanto en deuda como en acciones, incluyendo un empuje más agresivo hacia las acciones de pequeña capitalización que han estado rezagadas en los recientes repuntes.