Las acciones estadounidenses cerraron el miércoles en baja por la tensión en los mercados de crédito y cifras que mostraron una debilidad del empleo y una contracción de la actividad de manufacturas, lo que elevó la preocupación por la salud de la economía. Los inversores esperaban nerviosos la votación en el Senado estadounidense del plan de rescate para el sector financiero de 700.000 millones de dólares. El promedio industrial Dow Jones cerró con una baja de 19,59 puntos, o un 0,18%, a 10.831,07 unidades. El índice Standard & Poor's 500 perdió 5,3 puntos, o un 0,45%, a 1.161,06 unidades. El índice tecnológico compuesto Nasdaq retrocedió 22,48 puntos, o un 1,07%, a 2.069,4 unidades.
El cierre de Wall Street se produjo con antrioridad a que el Senado de EE.UU. aprobase el plan de rescate financiero que ahora pasará al Congreso para una nueva votación. Mientras, la Comisión de Valores de Estados Unidos dijo el miércoles que ampliaría el plazo de una prohibición para las ventas cortas de acciones financieras, mientras el Congreso completa la tramitación de un proyecto de ley para un rescate al sector financiero. En una venta corta, un operador pide prestadas acciones por expectativas de que su precio baje, las vende y más tarde vuelve a comprar los títulos más baratos para cubrir el préstamo, lo que le reporta una ganancia. En cambio, si las acciones suben pierde dinero.