Los principales indicadores de Wall Street inician la semana arrastrados por el mal tono de los mercados asiáticos. Tras el terremoto del viernes en Japón los inversores parecen cargarse de escepticismo.  Así pues, el Dow Jones cae un 0,65% hasta los 11965 puntos, el Nasdaq un 0,53% y el S&P 500 un 0,69%. En el mercado de divisas el euro se mantiene en los 1,39 dólares y, en el de materias primas, el barril de crudo cotiza en los 100 dólares.

La cotización en Wall Street también es arrasada por el terremoto y el tsunami que ha provocado estragos en Japón. Las importantes caídas con las que cerraba la renta variable nipona (Nikkei -6,18%) se contagian al mercado americano.

En el centro de atención, Berkshire Hathaway. La compañía de Warren Buffe ha alcanzado un acuerdo para comprar la compañía química Lubrizol por 9.700 millones de dólares, lo que valora cada título de la química en 135 dólares. BH se deja un punto porcentual, mientras que Lubrizol se dispara un 27% en el NYSE.

Pese a anunciar que aumentará su dividendo un 8,9%, Camden Property Trust no cuenta con el favor de los inversores y abre con una ligera caída del 0,09%.

El conglomerado empresarial General Electric se deja un 2%. Los inversores castigan la compañía que diseñó los tres reactores nucleares que están en peligro de fusión en Japón.

Pfizer ha entrado en el mercado de genéricos español a través de su compañía Pharmacia Genéricos. Esta nueva aventura del laboratorio farmacéutico es premiada con un avance en su cotización del 3,72%.