La bolsa de Wall Street mantenía una fuerte tendencia a la baja en la media sesión, afectada por el alza del crudo y la subida de las tasas de los bonos a largo plazo, en una jornada marcada por la apertura a bolsa de Blackstone Group. Sobre las 12.30 hora local (16.30 GMT), el Dow Jones de Industriales, el indicador más importante de Wall Street, perdía 149,98 puntos, un 1,11%, hasta las 13.395,86 unidades.
El mercado tecnológico Nasdaq registraba a esta hora una baja de 30,1 puntos, un 1,15%, hasta las 2.586,86 unidades. En cuanto al resto de indicadores, el selectivo S&P 500 retrocedía 18,51 puntos, un 1,22%, hasta las 1.503,68 unidades, mientras que el tradicional NYSE descendía 116,24 puntos, un 1,17%, hasta las 9.844,55 unidades. A esta hora, el mercado tradicional NYSE movía un total de 1.134 millones de acciones, frente a los 951 millones del Nasdaq. De las empresas contratadas en el mercado neoyorquino, 794 subían, 2.338 bajaban y 122 se mantenían sin cambios. En el mercado secundario de deuda, las obligaciones a diez años registraban un descenso en los precios, de manera que la rentabilidad -que se mueve de forma inversa- subía hasta el 5,2% desde el 5,18% del cierre del jueves. Esta alza seguía afectando a los mercados, pues hace cambiar la perspectivas del coste del crédito y de la inflación para los meses que vienen. Otro factor que agregaba presión a la baja era el alza del crudo de 0,49 dólares a 69,14 dólares por barril de petróleo intermedio de Texas para entrega en agosto, el de referencia en EEUU. En materia de empresas, la gran noticia del día era la Oferta Pública de Venta (OPV) de la firma de capital privado de inversión Blackstone Group, una de las más grandes de EEUU, que ayer fijó el precio para la venta de 133,3 millones de acciones a 31 dólares cada una. Esto le permitió recaudar 4.130 millones de dólares en una OPV que es la mayor desde el año 2002 en el país. Sobre la media sesión las acciones de la compañía se negociaban a 35,57 dólares, es decir, 4,57 dólares o un 14,74% por encima del precio de colocación, lo que da cuenta del enorme interés por comprar acciones de la compañía, que se valora así en cerca de 40.000 millones de dólares