Wal-Mart, la mayor cadena minorista del mundo, puede abandonar sus posiciones para hacerse con el control de Massmart Holdings, si Sudáfrica fuerza las condiciones locales de abastecimiento, según han detallado las compañías.


Wal-Mart ofreció comprar el 51% de Massmart por 16,5 billones de rands (2,45 billones de dólares). Esta oferta cuenta con la oposición del gobierno sudafricano y los sindicatos en cuanto al empleo y la protección de los fabricantes y proveedores locales.

Y es que en torno a 4.000 puestos de trabajo podrían perderse si Massmart cambia a sólo un 1% de sus compras a las importaciones, tal y como se manifestó el gobierno.

“Las partes pueden continuar a regañadientes si se dan las condiciones en materia de contratación local”, afirmó Jeremy Gauntlett, consejero principal para ambas compañías.

“La imposición de condiciones para que Wal-Mart compre bienes de Sudáfrica contravendrá los acuerdos de comercio internacional y dará a los competidores una ventaja injusta”, declaró.

“Wal Mart ofreció no recortar puestos de trabajo durante tres años y se comprometió a respetar los acuerdos de trabajo el tiempo que el Tribunal de la Competencia considere necesario”, concretó Gauntlett.

La Comisión de la Competencia, que en febrero recomendó al Tribunal que la transacción debía ser aprobada sin condiciones, cambió su postura después de escuchar las pruebas que antes no tenían la posibilidad de considerar, tal y como dio a conocer Patric Mtshaulana.

La comisión desea que 503 trabajadores de Massmart que fueron despedidos el año pasado, vuelvan a restablecerse, según lo expuesto por Mtshaulana.

A las 18.30 hora española, la cotización de Wal-Mart en Nueva York aumenta en torno a un 0,48% hasta 55,99 dólares la acción.