El fabricante sueco de automóviles Volvo Car Corporation, perteneciente al grupo Ford, eliminará un turno de producción en su planta de Torslanda (Suecia) entre finales de diciembre y octubre del próximo año, lo que supondrá el recorte de 900 empleos en 2009. Volvo explicó que la supresión del turno de noche es necesaria para adecuar los volúmenes de producción al descenso de la demanda. Así, apuntó que el deterioro de las condiciones del mercado europeo en los últimos meses, las dificultades en Estados Unidos y la desaceleración en mercados emergentes están teniendo un impacto significativo en la industria en su conjunto. La empresa subrayó asimismo que este impacto es especialmente significativo en el segmento 'premium', en el que las ventas están descendiendo incluso más rápido que en conjunto del mercado automovilístico.