El grupo Almirall ha ganado 92,9 millones de euros en el primer semestre del año, un 1,1 por ciento menos que en el mismo período del ejercicio anterior. Y es que en el primer semestre de 2006 se registraron unos ingresos extraordinarios de 29,7 millones. Sin tener en cuenta estos atípicos, el resultado del grupo farmacéutico habría aumentado un 45 por ciento. El beneficio antes de impuestos ha alcanzado los 112,5 millones, frente a los 103,6 millones del ejercicio anterior.
El ebitda -beneficio operativo- ha alcanzado los 118,1 millones de euros, un 32,2 por ciento más, básicamente por las mayores ventas, las mejoras en los márgenes y una disminución de los gastos generales. El grupo ha logrado unas ventas netas de 412,8 millones en los seis primeros meses del año, un 3,1 por ciento más que en el mismo período del año pasado. Esto se debe, sobre todo, al crecimiento de la venta de algunos productos en España y también en México. En España, las ventas han alcanzado los 272,1 millones, un 1,4 por ciento más, mientras que en Europa y en Oriente Medio la cifra de negocio alcanzó los 84,1 millones -un 0,8 por ciento más-, y en América, Africa y Asia-Pacífico, se registraron ventas por valor de 47,7 millones de euros. El 'cash flow' -beneficio más amortizaciones- operativo se ha situado en 40 millones de euros, mientras que el de actividades de inversión ha ascendido a 38 millones y el flujo de caja total se ha situado en 78,2 millones. La compañía ha registrado una inversión de 48,5 millones de euros en el área de I+D, lo que representa un 32 por ciento más que en el mismo período del año pasado. El incremento de capital por la operación de salida a Bolsa del 30 por ciento del capital el pasado 20 de junio, sustentada en la oferta pública de venta (opv) y en una oferta pública de suscripción (ops), fue de 106,5 millones. Almirall emplea a unas 2.900 personas y está presente en más de 80 países, sobre todo en Europa y América Latina a través de sus filiales en Alemania, Bélgica, Francia, Italia, Portugal y México.